Trucos coulant perfecto

Conociendo algunos trucos, es sencillo conseguir un coulant perfecto [Foto: diariovasco.com]

Claves

Trucos para un coulant de chocolate perfecto

Preparar un coulant de ‘diez’ tiene truco, aunque conseguir un dulce y delicioso corazón líquido es mucho más fácil de lo que parece

diariovasco.com | 11/08/2017 |

Hay ciertos trucos que nos pueden ayudar a conseguir un coulant perfecto con el que sorprender a nuestros invitados. La diferencia entre sus texturas interior y exterior son la clave del éxito, aunque unos simples segundos pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Los ingredientes elegidos y el molde utilizado influyen en los resultados del coulant

Hay quien opta por utilizar una masa diferente para el interior y el exterior, aunque lo cierto es que la receta original se prepara elaborando el coulant con una sola masa. El truco de hacer dos masas diferentes para asegurar un exterior sólido y un interior líquido resta dificultad a la receta.

Lo cierto es que la clave para obtener un coulant perfecto en cuanto texturas hablamos no son los ingredientes, sino el proceso de elaboración. Esto no quiere decir que estos sean menos importantes.

Para preparar un coulant se necesita huevo, harina de repostería, mantequilla, chocolate para fundir, azúcar y sal. En cuanto a los pasos a seguir, es bien sencillo: basta con fundir el chocolate junto con la mantequilla en el microondas, a fuego lento o al baño María. Un buen truco para que el chocolate y la mantequilla se deshagan y liguen antes es sacarlas con tiempo del frigorífico.

Paralelamente, se baten las yemas por un lado y las claras por el otro montándolas al punto de nieve. Y finalmente se mezcla todo, junto con el chocolate, la sal y el azúcar.

Trucos para un coulant de maestro repostero

Con la masa ya lista el primer truco que no se nos puede olvidar para que el coulant salga del molde sin problemas es untarlo previamente con mantequilla. En el caso de los moldes con relieve se debe hacer especial hincapié en los recovecos.

En cuanto al molde, también juega un papel importante en el resultado. El mejor truco en este caso es optar por un molde de metal, ya que con el de silicona el resultado no es tan bueno.

Y por último, el toque definitivo, el gran truco para conseguir un coulant esponjoso por fuera y fundente por dentro es tenerlo durante dos días en el frigorífico, y a la hora de hornearlo introducirlo durante 10 minutos exactos a 190º, con el horno previamente precalentado.

Una vez listo, basta con sacarlo, desmoldarlo, espolvorear un poco de azúcar glas o canela y acompañarlo de una bola de helado, que contrasta a la perfección con la temperatura del postre.




sukaldaTU por Ainara López