Portal

Portal 2017 [Foto: I. Galatas]


Portal

Año:2017

D.O: Terra Alta

Precio:9 €


Carrer de l’Algars 7
Batea,
Tarragona 43786


La garnacha de Terra Alta

Vino de la semana - Portal 2017

El terroir se expresa a través de una variedad única

| diariovasco.com | 26/03/2019 |

Ya sé que a veces me pongo pesado pero es que donde esté una buena garnacha blanca que se vayan poniendo otras variedades a la cola. La garnacha blanca es una variedad, sobre todo, diferente, con un comportamiento de uva noble, honesta y yo diría que incluso aristocrática cuando se le pide que lo sea. De joven es fresco, admite que se le trate con toques de madera para hacerse con una posición en sociedad, y cuando envejece, tanto con madera como sin ella, se hace el interesante, maduro y cumple con todo lo que se esperaba, el mejor vino posible.

Eso sí, es muy importante que se le haya tratado con el respeto que se merece porque la garnacha se comporta cuando ha recibido los mimos de la bodega, desde el campo hasta la botella. Yo creo que debería darse un carnet especial a las bodegas con garnachas para que sepan hacerlo bien. Terra Alta es un lugar donde se respeta mucho la variedad y Batea digamos que es un pueblo y una zona donde se la quiere especialmente. La protección de las montañas hacia el mar y el cierzo que les llega desde Aragón que se hace un pasillo único.

Celler Piñol es una de esas bodegas que sabe qué tiene entre manos. La tercera generación de una casa que ya tenía bodega (en Terra alta es muy típico que las casas más nobles tuvieran su propia bodega, no más allá, ni dos calles más abajo sino debajo de la misma casa) y a lo único que se han dedicado es a seguir lo que los abuelos hacían, respeto por el terroir y el viñedo.

Se habrán modernizado en las hechuras pero la esencia es la misma que a mediados del siglo pasado y por eso este Portal 2017 (nombre completo: Nuestra Señora del Portal) se bebe con tanto placer, sin tonterías, como debe ser un vino sencillo de pueblo. Esta garnacha que va acompañada ligeramente de viognier, viura y sauvignon blanc entra fácil por su frescura pero se le nota elegancia y distinción, es lo que tiene la garnacha. Flores y fruta blanca, todo muy redondo en boca y con esa sensación de que le queda mucha vida al vino. Presento aquí el 2017 porque, por fin han cambiado la etiqueta pero sigo pensando que es demasiado joven, tengo una botella del 2015 esperándome y seguro que se comporta como se espera, con nobleza y distinción por 9 euros.