Tipos de masa

El hojaldre y la masa quebrada son los tipos de masa más utillizados [Foto: diariovasco.com]

Variedades

Un tipo de masa para cada receta

Ya sea para cocinar dulce o salado, existen una gran variedad de tipos de masa a la hora de ponerse a cocinar. Como es lógico, resulta importante optar por la adecuada para cada preparación

diariovasco.com | 27/02/2017 |

Podemos escoger entre una gran variedad de tipos de masa a la hora de elaborar nuestras recetas y en muchas ocasiones, sobre todo si no se es un gran experto en la cocina, es complicado saber la diferencia entre la amplia oferta de clases, así como cuál es la adecuada para cada caso.

Los dos tipos de masa más utilizadas son la quebrada o brisa y la de hojaldre

Se podría decir que la masa ‘base’ de todos los tipos de masa es la de pan. Está elaborada con agua, harina, sal y levadura y es principalmente utilizada para hacer panes. Aunque si a su composición se le añaden mantequilla y huevos, se obtiene la clásica masa de bollería, con la que se preparan bollos como mediasnoches, suizos o incluso roscones de Reyes.

En el caso de las empanadas, por ejemplo, se utiliza un tipo de masa preparada con los mismos ingredientes que la masa de pan aunque manipulada de forma diferente y añadiendo aceite. Y si a los ingredientes de esta masa se le añade grasa de cerdo, se obtiene el tipo de masa con el que se preparan las cocas saladas. En cuanto a las dulces, incluyen huevo a la masa de la receta salada.

Las masas más utilizadas

Entre los diferentes tipos de masa hay dos que destacan por ser las más utilizadas, sobre todo en las elaboraciones caseras: la masa quebrada o brisa y la masa de hojaldre.

La masa quebrada es muy utilizada para postres como tartas, pero también en tartaletas saladas, y se consigue mezclando harina de repostería, mantequilla, huevo, azúcar glas y sal.

En cuanto a la masa de hojaldre, se pueden encontrar varias versiones de la misma. Está el hojaldre rápido, que permite una manipulación  más sencilla que el resto de versiones de esta clase, ya que es menos quebradiza, y es recomendable sobre todo para preparaciones en salado, como trenzas de verdura, solomillo Wellington, etc.

El medio hojaldre sería el idóneo como base de tartas, mientras que el hojaldre invertido, mucho más frágil y pensado para que se deshaga en la boca, sería el indicado para recetas o dulces en cuyo interior se vaya a esconder el hojaldre, como es el caso de ciertos tipos de pastas, recubiertas por chocolate, azúcar o similares.




sukaldaTU por Ainara López