Veneno

El pulpo azul puedee matar con una sola dosis a 26 personas sin que se enteren [Foto: diariovasco.com]

Historia

El veneno, de arma de los cobardes a experiencia peligrosa

El veneno ha estado relacionado desde tiempos antiguos con misterios, conspiraciones y luchas de poder. Hoy, hay quien toma especies venenosas como algo exótico y una experiencia

diariovasco.com | 04/12/2017 |

El veneno, debido a su carácter letal y unido a que antes no existían medios para detectarlo, se llegó a convertir en el arma de los cobardes, utilizada para acabar con la vida de personalidades de la época. Hoy en día tiene su lado exótico y los más arriesgados lo convierten en experiencia.

El pulpo azul y el pez globo son las dos especies venenosas más conocidas en el ámbito gastronómico. Pedir un plato de este último pescado puede resultar una vivencia mortal si no se ha limpiado y tratado correctamente y, aun así, en algunos restaurantes se ofrece la posibilidad de degustarlo mientras que en otros está prohibido.

El pulpo azul es capaz de matar con una sola dosis a 26 personas sin que se enteren

El pulpo azul, en cambio, no se encuentra tan extendido. Una de las principales razones se encuentra en que su veneno es capaz de matar con una sola dosis a 26 personas sin que se enteren, puesto que su mordedura es indolora y tan solo se puede descubrir un ataque de esta especie cuando el cuerpo comienza a paralizarse.

Estos dos ejemplos reflejan una evolución de una sustancia tan antigua como la historia. En épocas muy remotas, fue utilizado con frecuencia porque no existían métodos científicos que consiguieran probar su ingesta, lo que le convertían en un producto perfecto para perpetrar la muerte de un enemigo sin dejar rastro.

Es el caso de grandes personalidades como Sócrates, a quien se le obligó a ingerir cicuta, o el emperador romano Claudio. Aunque el origen de la conspiración no está del todo esclarecido, se defiende que su pasión por las setas le mató porque sustituyeron unos ejemplares inocuos por otros letales.

La cicuta y los hongos vuelven a estar presentes en otros casos. La primera fue uno de los motivos de la muerte de Séneca, a quien se le obligó a tomarla y, por su propia decisión, remató la acción cortándose las venas. En el caso de las setas, un plato acabó con la vida del Archiduque Carlos de Austria y abrió la Guerra de Secesión de este país.

Sospechas fundadas

La historia sospecha que otros personajes históricos fueron víctimas del veneno, como Mozart, que murió convencido de que Salieri le había envenenado. Napoleón consideraba lo mismo y, aunque en sus tiempos no se pudo probar, recientes estudios de los restos han comprobado que existe una presencia más alta de lo normal de arsénico en su cuerpo. Más contemporáneo es Hitler, que lo ingirió voluntariamente.

Los venenos tienen varias propiedades para matar. Algunos actúan como anticoagulantes y causan hemorragia en órganos internos, otros son supresores del sistema nervioso central e impiden la respiración, y otros interfieren con los impulsos eléctricos o producen reacciones químicas en el corazón hasta pararlo.

TAGS




sukaldaTU por Ainara López