Mitos en torno a la leche

Existen muchos mitos en torno a la leche que son aconsejables desterrar. [Foto: diariovasco.com]

Salud y alimentación

Mitos en torno a la leche que debemos desterrar

La leche es uno de los productos más extendidos en las sociedades. Bien en su estado natural o bien como ingrediente para elaborar el producto final, este alimento blanco está muy presente en nuestras vidas.

diariovasco.com | 28/09/2017 |

Hoy en día existen muchos mitos en torno a la leche que debemos desterrar. Quizá por su elevada penetración en la sociedad, se han creado afirmaciones alrededor de este alimentos que son erróneas y que es preciso eliminar.

Una de las más habituales es que la leche es dañina para los adultos, cuando este efecto no es real. La razón que aportan sus defensores es que la lactosa presente en la leche perjudica al organismo humano. Este extremo fue cierto tras la última glaciación, cuando los seres humanos adultos eran intolerantes a la lactosa. Pero hace nada menos que 11.000 años la humanidad aprendió a reducirla para permitir su consumo.

No es cierto que la leche natural sea menos saludable que la pasteurizada

A esto podemos añadir que hace 7.500 años una mutación genética permitió que comenzáramos a producir la enzima lactasa y eliminar cualquier problema al beber una taza de leche sin que su lactosa nos afecte.

Es cierto que existe un sector de la población adulta intolerante a la lactosa, a quienes se les recomienda erróneamente que no beban nada de leche. De hecho, hay personas intolerantes a esta sustancia que pueden consumir hasta dos tazas del producto al día sin notar consecuencias negativas, todo depende del umbral de tolerancia de cada uno.

Relacionada con la lactosa, existe otra afirmación que asegura que es mejor tomar leche sin lactosa, cuando en realidad si no somos intolerantes, ni la digerimos mejor ni sentimos efectos más saludables.

Este mito se aplica también a los niños, a quienes parece que la leche con lactosa les afecta negativamente. Este extremo tampoco es cierto, y a veces es peligroso porque si un pequeño deja de tomarla puede producir cada vez menos lactasa y malacostumbrar a su cuerpo hasta el momento en que un sorbo de este producto le puede provocar síntomas dañinos.

La leche un buen alimento

Tampoco es verdad que la leche no alimente. Además de hidratos de carbono y una bajísima cantidad de grasas, este producto contiene vitaminas y minerales, mientras que su proteína tiene alto contenido de aminoácidos esenciales y el resto es agua.

En este sentido, habría que desmentir que la leche de soja alimenta tanto como la de origen animal, puesto que no tiene tantos nutrientes y presenta oligosacáridos que no son digestibles por lo que provocan gases y digestiones pesadas.

Para finalizar, habría que afirmar que la leche completamente natural es menos saludable que la pasteurizada, porque contiene agentes patógenos como bacterias, mohos y levaduras perjudiciales para nuestra salud.




sukaldaTU por Ainara López