Tu helado ligero, ideal en verano

Para tu helado ligero, congelar unas frutas es el toque de gracia perfecto [Foto: diariovasco.com]

Verano

Helados ligeros y caseros... ¡mmm, qué buenos!

Preparar helados ligeros en casa es la forma perfecta de combatir el calor y disfrutar del postre del verano sin dejar de cuidar la línea. Con nuestra propuesta de helados, ¡disfruta de todo el sabor sin pasarte de la raya!

diariovasco.com | 23/07/2018 |

Se pueden hacer helados ligeros de diversas formas, para así seguir añadiendo alimentos esenciales a nuestra dieta pero de forma divertida y refrescante. Además, es un buen truco para cuidar también lo que comen los más pequeños durante las vacaciones, sin esfuerzo.

Para preparar un helado ligero lo primero es pensar en la base que vamos a utilizar para nuestro helado. Se puede optar por un lácteo o si se prefiere otro alimento cremoso o que al congelarlo adquiera textura.

Apostar por un yogur para preparar el helado es siempre un acierto, además se puede hacer de mil maneras. Si se quiere recurrir a la opción menos calórica, lo mejor es utilizar yogures desnatados, ya sean naturales o de sabores.

Para conseguir una buena textura lo mejor es batirlo bien, manualmente o a máquina, antes de introducirlo al congelador. Para darle sabor y conseguir un resultado más logrado, manteniendo ese carácter “light”, se pueden trocear frutas al gusto, o frutos secos, y mezclar el resultado con el yogur.

Para preparar helado ligero en casa podemos usar de base yogur, aguacate o plátano

Si por el contrario queremos primar la cremosidad, es mejor utilizar un yogur normal con el que es más fácil conseguir una buena textura, gracias a la nata que suelen tener. En todo caso, para asegurar que el helado queda suave y con cuerpo, un buen truco es removerlo un poco cada media hora, lo que ayudará a que no se cristalice.

Otro helado ligero hecho en casa y lleno de vitaminas es el helado de plátano. Con esta fruta como base se consigue un gran resultado. Se puede congelar el plátano troceado y después triturarlo junto con otras frutas, cacao o crema de cacahuete. O también existe la posibilidad de triturarlo todo primero y congelarlo después. En todo caso, este helado es perfecto para cuando corremos el riesgo de que se nos estropeen los plátanos. Además, así siempre tenemos base a punto para preparar un helado ligero y saludable, en cualquier momento.

Otra opción de helado ligero

Si por el contrario no somos muy de plátano, ni yogur y buscamos lograr otros sabores, pero con una buena consistencia, el helado de aguacate es una gran alternativa. Su textura sedosa y sabor suave lo hace fácilmente combinable con cacao, frutos secos o frutas. Basta con triturarlo y batirlo bien con los sabores que le queramos añadir en introducirlo al congelador.




sukaldaTU por Ainara López