Diferencias trufa negra y blanca

Una de las diferencias entre la trufa blanca y la negra es su apariencia. [Foto: diariovasco.com]

Gourmet

Descubre las diferencias entre la trufa negra y la blanca

Las diferencias entre la trufa negra y la blanca van desde su lugar de nacimiento hasta su método de utilización

diariovasco.com | 26/03/2018 |

La trufa negra y la trufa blanca no sólo se diferencian en su nombre; y aunque estas variedades sean las más populares o conocidas, lo cierto es que se conocen hasta 72 especies diferentes de este hongo.

La trufa blanca y la negra se diferencian, sobre todo, en que solamente una de ellas es cultivable

A pesar de que antiguamente se creía que tenían propiedades afrodisiacas, no es eso lo que las ha hecho mundialmente conocidas en la actualidad. Y es que este condimento se encuentra, hoy en día, en lo más alto del mundo de la gastronomía. Añadir trufa a sus preparaciones es uno de los toques maestros de los mejores chefs, aunque la trufa negra y la trufa blanca se utilizan de forma diferente.

La trufa blanca es la más cotizada, aunque el precio de ambas es desorbitado. Esto se debe a que, por mucho que lo hayan intentado, no han conseguido producirla, por lo que es completamente silvestre. Esta variedad se puede encontrar principalmente en algunas regiones de Croacia e Italia.

España es, por su parte, el mayor proveedor de trufa negra, llegando a cubrir el 50% de la producción mundial. En segundo y tercer lugar estarían Francia e Italia. De hecho, en la Toscana se cultivan diversas variedades de la misma.

En cuanto al precio de una y otra, la diferencia es abismal. Por 850 gramos de trufa blanca se han llegado a pagar hasta 75.000 euros, mientras que por un kilo de trufa negra se han pagado 1.000 euros.

Su punto de maduración también es diferente. La trufa blanca se puede encontrar entre finales de septiembre y finales de noviembre. En cambio, la temporada de la trufa negra va de diciembre a marzo.

En cuanto a las diferencias organolépticas, tanto la trufa negra como la blanca presentan un aroma y sabor intenso. A la hora de utilizarlas, la trufa blanca no se debe cocinar, mientras que la trufa negra se puede utilizar en crudo o cocinada.

Cómo diferenciar la trufa negra y la blanca

Una de las mayores diferencias de la trufa negra y la blanca es su aspecto, como su nombre dejaba entrever. La trufa blanca presenta un exterior liso, de color ocre claro; su interior es de tonos tierra y rojizos con vetas blancas.

La trufa negra, por su parte, tiene un exterior rugoso, de color negro y tonos que tiran a rojo; con un interior negro amoratado con vetas también blancas.




sukaldaTU por Ainara López