Trampantojo

Parece un bombón por fuera pero, ¿qué es este trampantojo? [Foto: diariovasco.com]

Técnicas culinarias

¿Te animas a preparar unos trampantojos?

Los trampantojos son platos que engañan al ojo y dejan a los comensales boquiabiertos cuando el sabor y los ingredientes nada tienen que ver con lo que simula el plato

diariovasco.com | 13/03/2018 |

Seguramente hayáis visto trampantojos elaborados por grandes cocineros en revistas o en la televisión, ya que no son muchos los que se atreven no sólo a cocinar elaboradas preparaciones, sino, además, a sorprender a los comensales con bocados que nunca son lo que parecen.

El trampantojo de falso tataki de atún hecho con sandía ofrece un resultado muy visual, exquisito y fresco

Pero lo cierto es que preparar un trampantojo puede no ser tan complicado. Al fin y al cabo, como en todo, hay niveles. Por ejemplo, si quieres probar con un primer trampantojo la morcilla de chocolate y galleta es muy fácil de hacer.

Para prepararla sólo se necesitan frutos secos, chocolate para derretir, nata, mantequilla, galletas y una bolsa de alimentación con cierre hermético. Se machacan las galletas dejando pedacitos y se cuelan para quitar lo que ha quedado demasiado triturado. Del mismo modo, se machacan los frutos secos y se juntan con los trocitos de galleta.

Por otro lado, se funde el chocolate y la mantequilla al baño maría o al microondas y una vez derretido se añade la nata. Cuando esté todo bien ligado, se mezcla con las galletas y frutos secos, y se echa en la bolsa de alimentación. Se le da forma de morcilla y se mete al frigorífico hasta que esté completamente sólido. Después tendremos lista una morcilla para sorprender con el postre o el café.

Y si se quiere ofrecer todo un plato trampantojo, para acompañar con un par de rodajas de morcilla de chocolate, se puede hacer un huevo frito con medio melocotón en almíbar y nata montada. Más ligero, se puede hacer también con una bola de helado de mango y una emulsión o espuma de yogur.

Las verduras pueden convertirse en otro gran aliado a la hora de preparar trampantojos saludables. Este es el caso de los exitosos espaguetis de calabacín, un trampantojo que ya muchos preparan en casa. Podemos encontrar diversos utensilios creados exclusivamente para dar la forma de esta pasta a los calabacines.

Es tan sencillo como limpiarlos, utilizar nuestro accesorio y saltearlos o cocerlos unos minutos. Y para acompañarlos, quedan a las mil maravillas con cualquiera de las salsas o aderezos habituales de la pasta y también es un buen truco para dar verdura a los más pequeños de la casa.

Trampantojo con frutas

Si buscamos algo más fresco, el falso tataki de atún causa un efecto sensacional. Basta con cortar sandía en forma de lomo de atún y marinarla con licor de frutas del bosque, granada o mora. Y cuando esté bien marinado se reboza con sésamo, dejando los extremos al aire, simulando el corte de atún.




sukaldaTU por Ainara López