Crema de aguacate

La crema de aguacate es un plato muy fresco [Foto: diariovasco.com]

Alternativas

Descubre estos originales platos de aguacate

Existe un mundo de platos con aguacate al alcance de tu mano. Descubre estas versiones y amplía tu recetario con el aguacate.

diariovasco.com | 13/07/2017 |

Preparar platos diferentes con aguacate es posible. Este fruto cuenta cada día con más adeptos, y hay quien apuesta por su sabor cada mañana para cubrir las tostadas, quien lo incluye en las ensaladas e incluso quien coge una cuchara y disfruta de todo su sabor sin más aditivos ni preparación; pero lo cierto es que existe un mundo de platos que preparar con aguate.

Un plato fresco, perfecto para esta época del año es la crema de aguacate. Acepta diversas versiones, aunque un acierto seguro es combinar el aguacate con calabacín. Muy acuoso y fresco, su sabor combina a la perfección con el del aguacate.

Preparar este plato ligero de cuchara es tan sencillo como pochar cebolla y calabacín, sin que se lleguen a deshacer, y añadir el aguacate troceado, aceite, sal y pimienta. A continuación, saltearlo un poco más, añadir yogur griego y triturarlo todo junto. Y si se quiere conseguir una crema más ligera, basta con añadir un poco de agua. Una vez listo, este plato de aguacate se puede comer tanto frío como caliente.

Aguacate, también con pollo

Si bien el aguacate y el calabacín quedan bien en crema, combinados a modo de guarnición son toda una delicia. Este plato consiste en un acompañamiento fresco, diferente y muy versátil.

Aunque es habitual utilizarlo como acompañante de pollo, esta guarnición es, sin lugar a dudas, la gran protagonista. Este acompañamiento consiste en dados de calabacín crudo, aguacate en dados, pipas de girasol y sésamo, y un poco de aceite. En el caso del aceite es algo que da bastante juego, ya que se puede optar por aceites de sabor, como el aceite con guindilla, que aporta un toque único a la preparación.

La crema de aguacate y calabacín fresca es perfecta como alternativa al gazpacho

Además, lo bueno de esta elaboración es que se puede disfrutar como plato en sí mismo, utilizar tanto como guarnición de carnes o pescado, o como parte de un timbal.

De hecho, el timbal es un plato fácil y muy lucido para cuando se tiene un evento especial. Se puede preparar, por ejemplo, un timbal de aguacate, quinoa y salmón, o utilizar langostinos o gambas en lugar del salmón; ya que este se utiliza en crudo y es probable que algún comensal no sea especialmente aficionado al pescado crudo.

En el caso de los timbales, su elaboración consiste en picar el aguacate en dados y aliñarlo con zumo de lima, mostaza, sal, pimienta y un poco de aceite de oliva virgen. Añadir después las gambas picas o el salmón en dados y emplatarlo con la ayuda de un molde.




sukaldaTU por Ainara López