Un manojo de rábanos

El rábano es fresco, sabroso y muy nutritivo [Foto: diariovasco.com]

De temporada

Disfruta de los alimentos del mes de julio

Guayaba, melocotón, rábano... El mes de julio da lugar a alimentos frescos y exquisitos en su mejor momento. Manjares ofrecidos por la naturaleza que encuentran en esta estación su momento álgido.

diariovasco.com | 07/07/2017 |

Guayaba, melocotón, rábano... Si algo tienen en común los alimentos de julio es la frescura. Durante este mes maduran diversos frutos de la tierra cargados de vitaminas, propiedades y, sobre todo, mucho sabor y aroma.

La guayaba es uno de esos alimentos perfectos en julio. Muy jugosa y cómoda para comer en cualquier parte, la guayaba supone además una buena fuente de hidratación, ya que está compuesta básicamente por agua y una baja proporción de hidratos de carbono. Aunque si algo caracteriza a esta fruta es la vitamina C, siete veces más presente que en la naranja. Además, su variedad de pulpa naranja, es una importante fuente también de carotenos y provitamina A.

Una buena alternativa también para comer en cualquier lado es el melocotón, perfecto en julio, mayo y septiembre, dependiendo de su procedencia. El melocotón es recomendable prácticamente para cualquier persona, dado que contiene diversos nutrientes pero en dosis moderadas. Al presentar una cantidad muy reducida de azúcares es una buena opción para gente que padece diabetes o para quien debe cuidar el consumo de esta sustancia. A su vez, tiene mucho potasio y poco sodio, por lo que es recomendable para aquellos que sufren hipertensión y afecciones en los vasos sanguíneos o el corazón.

Julio es el mes del rábano, fresco, sabroso y muy nutritivo

Pero julio no es únicamente el mes de cantidad de frutas. De hecho, hortalizas como el rábano ofrecen todo su sabor también en esta época. Crujiente, acuoso, terso y sabroso, el rábano, compuesto en gran medida por azufre, es considerado un potente antioxidante que contribuye a prevenir multitud de enfermedades. A la hora de escogerlo se debe optar por las piezas carnosas, firmes, de color rojo o rosa intenso y piel suave. Si presenta una textura más grande o blanda o cuello amarillento es mejor desechar dicho ejemplar.

En julio: la merluza

Julio es el momento también de disfrutar de algunas variedades de pescado que se acercan a la costa durante el verano, como es el caso de la merluza. La merluza, muy presente durante este mes, es siempre una apuesta segura. Esta variedad de pescado es, sin duda, una de las habituales en nuestra cocina, aunque la fuerte presencia de anisakis en esta variedad hace imprescindible congelar este alimento antes de ser consumido.




sukaldaTU por Ainara López