Alimentos para un brunch

Las bases de un buen brunch [Foto: DV]

Nuevas tendencias

Cuando el desayuno se convierte en almuerzo

Una de las últimas modas relacionadas con la gastronomía es el ‘brunch’, que cada vez está ganando más terreno al clásico aperitivo de los domingos al mediodía

diariovasco.com | 04/06/2014 |

Hoy en día no se puede negar que el ‘brunch’ es una de las últimas tendencias gastronómicas que con más fuerza está pegando en nuestra sociedad. Tanto, que ha ganado mucho terreno al clásico aperitivo de los domingos, algo impensable no hace mucho tiempo.

¿Qué es el brunch? Lo primero, habría que explicar su significado, ya que la palabra es un neologismo a partir de la unión de los términos ingleses ‘breakfast’ (desayuno) y ‘lunch’ (almuerzo).  Por ello, resulta obvio que el brunch es la conjunción entre el desayuno y la comida, un almuerzo de media mañana en el que se mezcla lo dulce y lo salado y que, casi siempre, sustituye al desayuno y a la comida del mediodía. Además, también conviene señalar que, en la mayoría de los casos, únicamente se suele tomar los domingos, ya que es el típico día en el que la mayoría de la gente no madruga y, además, tampoco tiene ninguna obligación en lo que a horarios se refiere.

Esta moda, como muchos habrán adivinado ya, viene del mundo anglosajón. Nació en el Reino Unido y se exportó ya en el siglo XIX a Estados Unidos. Hace poco tiempo que se ha empezado a implantar en los locales de moda de las ciudades y la moda está triunfando, sobre todo, por las múltiples opciones culinarias que suele ofrecer.

Amplia variedad

Y es que, aunque depende mucho del establecimiento al que uno acuda a tomar el brunch y, claro está, de lo que se pague por él, en el terreno de las bebidas, por ejemplo, uno puede optar entre café, infusiones o zumos, pero también en muchos casos se ofrece champán o cócteles que van perfectos para un domingo por la mañana como el bloody mary, que lleva zumo de tomate y vodka, una combinación perfecta si la noche del sábado ha sido ‘complicada’.

Algo similar sucede con los alimentos que pueden formar parte de un brunch. Éstos podrían dividirse en dulces y salados. En el primer grupo estaría la típica bollería, mientras que en el segundo, los huevos, bien en tortilla, bien fritos, suelen ser indispensables. Además, para que el atracón sea algo más ligero, la fruta nunca puede faltar en un brunch perfecto.

TAGS