Un huevo medido por un metro

La talla de los huevos viene regulada por Europa [Foto: diariovasco.com]

Saber más

¿Qué significan los códigos de los huevos?

Esos números y letras que aparecen impresos en los huevos que compramos en tiendas y grandes superficies nos ayudarán a saber de dónde vienen

diariovasco.com | 04/06/2014 |

Han pasado ya diez años desde que la Unión Europea obligase a sus países miembros a etiquetar los huevos que se venden en sus mercados. Se trata de esos números y letras rojos que aparecen impresionados en la cáscara y que, si alguna vez te has fijado en ellos, quizás no hayas podido descifrar.

Este código de etiquetado se compone, normalmente, de una cifra en primer lugar (un número del 0 al 3), dos o tres letras y una serie de dígitos, que suele estar en torno a las seis o siete cifras. La clave de este sistema de etiquetado es el primer número, ya que identifica la forma de cría.

Los huevos XL deben pesar al menos 73 gramos; los 'S', menos de 53

Así, un 0 nos indicará que el huevo es ecológico, un 1 que la gallina es campera (se crían en corrales al aire libre), un 2 que las gallinas han sido criadas en suelo (se mueven libremente) y un 3 que han crecido dentro de jaulas acondicionadas.

A continuación, aparece el código del estado miembro, dos o tres letras con las que detectar la procedencia del huevo. La serie de cifras que aparece después es propia de cada país y sirve para identificar la granja en cada una de los estados, por lo que suele variar su longitud.

La talla, también europea

La Unión Europea fue también la que fijó las tallas de los huevos de acuerdo con su tamaño y su peso. Por ello, los huevos supergrandes o XL son aquellos que pesan al menos 73 gramos. Los grandes o L tienen un peso de entre 63 y 73 gramos, mientras que los de talla M o medianos están entre los 53 y 63 gramos. Por debajo de los 53 gramos, se considera que son huevos pequeños o de talla S.

En lo que a la fecha de caducidad se refiere, habría que indicar que ésta debe aparecer siempre en la huevera y que siempre es 28 días más tarde de la puesta de los huevos. Por ello, nos sirve también para saber cómo de frescos son esos huevos que vamos a adquirir.