Magdalena con aceitunas

Las aceitunas pueden ser un complemento ideal para las magdalenas en el postre [Foto: diariovasco.com]

Alternativas

Una magdalena… ¿con aceitunas?

La aceituna es un alimento redondo porque es uno de los ingredientes esenciales en cualquier menú y sirve como aperitivo, tapa o snack para los más pequeños. Resulta curioso que también sea una parte importante para crear recetas de lo más dulces: por ejemplo, la magdalena con aceitunas negras

diariovasco.com | 24/10/2017 |

¿Te has planteado alguna vez utilizar aceitunas en recetas dulces como, por ejemplo, las magdalenas? Y es que la aceituna es uno de esos alimentos con etiqueta de comodín que tiene cabida en infinidad de elaboraciones, ya sea como uno de los ingredientes principales o bien como un acompañamiento que potencie los aromas y sabores de un plato principal.

La magdalena con aceitunas es muy sencilla de hacer y tiene un resultado sorprendente para los comensales

Lo que quizá algunos no sepan es que la aceituna puede aparecer en la guinda final de un menú, nada menos que entre los postres. Sí, ahí donde los dulces reinan a su antojo, la aceituna se cuela como ingrediente estrella de un plato curioso: la magdalena con aceitunas negras. Y no, no es la única receta de este estilo.

Para elaborar una atractiva magdalena con aceitunas negras basta con crear la habitual masa que se utiliza después en el molde, una mezcla en la que se incluyen los huevos, el azúcar, el aceite, la leche, la harina y una pizca de levadura.

Entonces, ¿cómo y cuándo se añaden las aceitunas negras a la magdalena? Antes de introducir la mezcla en el molde que se introduce en el horno. La clave reside en deshidratar las aceitunas, objetivo que se consigue metiéndolas en el microondas y dejando que se sequen.

Toda una sorpresa para los comensales

Una vez conseguido este efecto, el horno se encarga del resto. La aceituna negra seca se fusiona en la magdalena como pequeños trocitos que pueden confundir a algún despistado. El resultado es curioso y a la vez muy suculento.

Como se puede apreciar, la magdalena con aceitunas negras tiene una elaboración de lo más sencilla y sus efectos en los comensales suelen ser llamativos, ya que nadie se espera que esa combinación aparezca ante sus ojos.

La mezcla de sabores da como resultado un postre de lo más fascinante y una receta, en general, que puede colarse en cualquier cocina independientemente de los conocimientos gastronómicos del chef. Es más, como decíamos al principio, las aceitunas se pueden colar en más recetas de postres. Además de complementar a las magdalenas, también lo hacen con las cookies.




sukaldaTU por Ainara López