Preparar fresas

Para preparar las fresas deshidratadas, se tienen que poner bien extendidas. [Foto: diariovasco.com]

De temporada

Tres formas de preparar las fresas

Preparar las fresas es mucho más que echarles nata, azúcar o yogurt, y es que este fruto ofrece un mundo de posibilidades en diferentes versiones

diariovasco.com | 09/02/2018 |

Es tiempo de preparar fresas, ya que arranca por fin la temporada de una de las frutas más populares. Rojas, sabrosas, jugosas y aromáticas las fresas se han convertido en todo un referente, con un aroma que incluso es utilizado en fragancias.

Las fresas son perfectas para preparar un gazpacho fresquito y diferente

Pero a la hora de disfrutarlas, hay mil opciones de prepararlas que van mucho más allá de ponerlas en un bol con yogur o nata, o en una brocheta con chocolate. Una buena forma de prepararlas de forma diferente, por ejemplo, es deshidratadas.

Las fresas deshidratadas son perfectas para decorar postres y acompañar copas, y son muy fáciles de hacer. Hay que lavarlas primero, cortarlas en finas rodajas y por último meterlas al horno, a temperatura mínima, alrededor de 5 horas.

Es importante extenderlas bien en la bandeja del horno y, sobretodo, secarlas y no cocinarlas, de ahí que se utilice la potencia más baja. Un buen truco para evitar que se cocinen es abrir un poco la puerta del horno mientras se secan. Una vez listas es importante conservarlas en un frasco hermético, para que las humedad no las estropee.

Prepara platos salados con fresas

Pero, ¿quién dijo que las fresas son solo para el postre? Ya sabemos de sobra que los contrastes de sabores son una de las claves de las grandes preparaciones, y las fresas no son una excepción. Una buena forma de introducir las fresas en nuestras preparaciones saladas es la vinagreta balsámica, perfecta para ensaladas.

Para preparar la vinagreta se colocan las fresas limpias y cortadas en una olla con azúcar, sal y agua hasta que se ablanden, y cuando estén muy blandas se trituran con una batidora. Se cuelan con un tamiz y se añade aceite de oliva, vinagre balsámico y sal y pimienta al gusto. El broche de oro lo pondrán unas semillas de amapola.

En formato también muy fresco, pero en este caso de cuchara, el gazpacho de fresa cuenta cada vez con más adeptos. Prepararlo es igual de fácil que hacer un gazpacho clásico, ya que la única variación es que añadimos la misma cantidad de fresas que de tomate al preparar el gazpacho. El resto, como siempre , estará elaborado con pepino, pimiento verde, pan duro, aceite de oliva, vinagre, agua y sal.




sukaldaTU por Ainara López