Cortes de cebolla

El corte más sencillo a la hora de cocinar una cebolla son los aros. [Foto: diariovasco.com]

Técnicas

Tres cortes para añadir cebolla a tus platos

Conocer los distintos cortes de cebolla es clave a la hora de añadirla a nuestras recetas y conseguir el resultado deseado

diariovasco.com | 03/04/2018 |

Hay tres cortes de cebolla básicos si se quiere dominar por completo este alimento. Cogerle el punto de fritura o pochado es indispensable, pero si no se realiza el corte que la receta en cuestión requiere no podemos asegurar un resultado de 10.

Hay tres cortes que se deben conocer para cocinar con cebolla

Antes de ponernos a realizar el corte de la cebolla de manera automática, nos tenemos que parar a pensar en qué vamos a cocinar. Si vamos a preparar unos aros de cebolla el corte está claro, pero conseguir aros enteros de cebolla tiene truco.

Para hacer los cortes de forma cómoda, lo mejor es empezar por un extremo y terminar en el otro, no partirla directamente por la mitad como se suele hacer normalmente. De esta forma, podremos agarrarla mejor y conseguir así aros perfectos y finos.

Tras pelarla, y para no correr el riesgo de llevarse por delante las yemas de los dedos, un buen truco es colocar los dedos en forma de garra apoyando los nudillos sobre el cuchillo y el dorso de las uñas sobre la cebolla.

Otro corte muy común, no solo al cocinar cebollas sino también otras verduras, como pimientos, es el corte Juliana. Realizando este tipo de corte se obtienen tiras con la verdura. El corte Juliana es una técnica muy utilizada a la hora de preparar las verduras como acompañamientos o en salteados.

Pero conseguir un buen corte Juliana también puede tener truco, aunque en el caso de la cebolla su propia constitución en capas lo hace mucho más rápido y fácil que en el caso de otras verduras.

Para trocear la cebolla de esta forma lo mejor es partirla por la mitad y pelarla dejando el extremo que une la cebolla, también llamado nudo, para que no se nos desmonte a medida que vayamos cortando. De esta forma agarramos del nudo y hacemos tiras siguiendo las rayas de la propia cebolla. Una vez finalizado se corta el nudo tendremos una Juliana perfecta.

El corte de cebolla perfecto para rellenos

Si lo que queremos es un corte versátil que nos pueda servir para fondos de estofados, rellenos o dar sabor a cualquier preparación, sin que se note en exceso su presencia, lo mejor es el corte brunoise.

Prepararlo es tan sencillo como seguir los pasos del corte Juliana, sin llegar a cortar el nudo. De esta forma volvemos a agarrar de ese extremo y se hacen cortes transversales a los anteriores. Una vez conseguidos los dados o corte brunoise se corta el nudo.




sukaldaTU por Ainara López