Caramelo líquido

Conseguir caramelo líquido no es complicado, aunque hay que tener cuidado [Foto: diariovasco.com]

Técnicas

Prepara tu propio caramelo líquido casero

Elaborar caramelo líquido para dar ese toque especial a postres, gofres y tortitas es muy sencillo, aunque aquí surge la gran duda, ¿hay que remover el azúcar o no?

diariovasco.com | 27/06/2017 |

Preparar caramelo líquido es una de esas opciones culinarias muy fáciles de hacer, pero que no muchos se atreven a probar. Esto se debe a la gran cuestión que rodea la preparación de este dulce, si hay que remover el azúcar mientras se disuelve o no.

La clave para conseguir un buen caramelo líquido es remover al principio

Lo cierto es que no existe una respuesta absoluta, ya que en ciertos momentos se puede o debe remover, y en otros no. La clave en la preparación de caramelo líquido es la paciencia, el cuidado, las proporciones y la atención.

Son dos los ingredientes necesarios para elaborar caramelo líquido, agua y azúcar. Es tan sencillo como derretir el azúcar, disolviéndolo en agua. Aunque hay que tener mucho cuidado por varias razones.

La primera trampa se esconde en el punto de fusión y ebullición del azúcar, ya que este llega a alcanzar los 200ºC, por lo que se debe tener muchísimo cuidado en su preparación y posterior manipulación, dado que provoca quemaduras importantes si entra en contacto con la piel.

Por otro lado se necesita tiempo, pero sin descuidar la olla, ya que se hace a fuego lento pero se quema rápido si no se tiene cuidado.

Trucos para preparar el caramelo líquido

Las claves para conseguir hacer caramelo líquido comienza a la hora de calcular las cantidades. Hay que tener en cuenta que el volumen se reduce a la mitad, por lo que de una taza de azúcar se obtiene media de caramelo líquido.

Con la cantidad de azúcar escogida, se calcula la mitad de agua fría, a peso, y se echan ambas en una olla. Lo mejor en este caso es optar por una olla de fondo pesado, así se calienta de forma uniforme.

En este momento de la preparación sí es recomendable remover, mejor con cuchara de madera, ya que esto ayuda a que el azúcar se disuelva. ¡Pero ojo! Una vez el azúcar comience a hervir hay que dejar de remover.

Cuando el azúcar coja ese característico color dorado, el caramelo estará listo. Hay que tener cuidado con no dejarlo demasiado, ya que se quema rápido. En cuanto a las precauciones a tomar, también es importante manipularlo con cautela, ya que, como hemos dicho, el caramelo alcanza temperaturas muy altas.




sukaldaTU por Ainara López