Pelar el fuet

Muchas veces nos asalta la duda de si hay que pelar el fuet o no [Foto: diariovasco.com]

Embutidos con piel

¿Es necesario pelar el fuet?

Pelar el fuet o no pelarlo, e ahí la cuestión. Si eres de los que se lo come con piel esto te puede interesarÂ…

diariovasco.com | 07/04/2017 |

Pelar el fuet o no hacerlo es la gran duda que asalta a muchos a la hora de atacar este delicioso embutido. A veces no hay dónde dejarlo, muchos lo quitan porque así lo han visto en casa, algunos disfrutan de su regustillo… la cuestión es que a la hora de comer fuet esta duda aparece más a menudo de lo que debería.

La capa blanca que recubre el fuet es moho, más concretamente un hongo antropomorfo

La respuesta nunca está clara, ya que pocos saben de qué se trata esa fina capa blanca que recubre el fuet. Los hay que erróneamente confunden esta sustancia con harina, pero nada más lejos de la realidad, ya que el elemento que recubre el fuet es moho, más concretamente un hongo antropomorfo llamado toad, por lo que no existe una respuesta rotunda a si hay que pelar el fuet para comérselo o no.

Pero la aparición de este hongo no es fruto del azar, ya que forma parte de su creación. A la hora de elaborar gran parte de los embutidos que conocemos se mezcla carne de cerdo con tocino, muchas especias y sal. Todo ello se introduce en intestinos de cerdo o en un ‘intestino artificial’ creado precisamente para la elaboración de este producto, y se deja curar al aire.

Durante la curación, los artesanos alteran la temperatura, iluminación y humedad para obtener el resultado deseado, proceso en el que tiene lugar la fermentación de la carne gracias a las bacterias que se generan.

El último paso en la elaboración del fuet es el secado y maduración, momento en el cual los embutidos son rociados y cubiertos con esporas de hongo, de forma que sea este hongo el que habite el producto y no otros hongos no deseados y por supuesto no comestibles.

¿Entonces hay que pelarlo o no?

Depende de la cobertura que lleve el fuet. Si lleva una cobertura, intestino, natural se puede comer sin problema. De hecho los expertos lo recomiendan para mantener todo el sabor y textura. En caso de tratarse de una cobertura sintética habría que retirarlo.

El problema es que la mayoría de las veces el consumidor no sabe si se trata de una cobertura natural o sintética y los etiquetados no siempre lo indican. Por lo que ante la duda de la procedencia del fuet, lo mejor es quitarlo, dado que son elaborados en su mayoría con celulosas, poliamidas o colágenos, productos no comestibles.




sukaldaTU por Ainara López