Preparar fruta escarchada

Preparar fruta escarchada conlleva un proceso laborioso pero merece la pena [Foto: diariovasco.com]

Golosinas caseras

La fruta escarchada, un dulce laborioso

Preparar fruta escarchada es una dulce alternativa para decorar nuestros postres y, además, una forma de evitar que la fruta se eche a perder

diariovasco.com | 23/03/2017 |

Preparar fruta escarchada puede ser un plan divertido para hacer con los niños, además de una buena forma de conservar y aprovechar la fruta hasta un año. También es la opción perfecta para asegurarnos de qué contiene realmente esa golosina que nos llevamos a la boca.

Escarchar fruta requiere de tiempo y paciencia, pero el resultado es siempre inmejorable

Seguro que serán muchos los que asociarán la fruta escarchada a esta preparación. Y es que los hay que disfrutan mucho de su sabor y quienes prefieren retirarla de su porción de rosco. En cualquier caso, la fruta escarchada aporta a los postres color, aroma y un delicioso y personal toque de dulzura.

Lo primero a la hora de preparar fruta escharchada es escoger la fruta y el corte, teniendo en cuenta que sea cual sea la pieza esté tersa y en buen estado. Se pueden escarchar todo tipo de frutas, aunque las que más a menudo se suelen someter a esta técnica son los cítricos. En el caso de este tipo de fruta lo mejor es optar por el formato en gajos.

Lo primero es limpiar las frutas, trocearlas, pelarlas y quitarles las pepitas o hueso, aunque también se puede optar por elaborar la versión con piel. Una vez realizado este paso, para preparar la fruta escarchada hay que hacerle agujeritos, por los que el almíbar penetrará mejor cuando llegué el momento y la fruta soltará humedad. Después, hay que sumergirla en agua durante 24 horas, cambiando el agua cada ocho horas.

Una vez pasado este tiempo, se sumerge la fruta en una olla de agua bien fría y se somete a un fuego lento hasta que las frutas comiencen a flotar. Llegado este momento se coge la fruta con la ayuda de una espumadera y se coloca en un bol de agua con hielo.

Una vez lista la fruta…

Es importante tener en cuenta las medidas. Por ejemplo, para preparar un kilo de fruta utilizaremos medio litro de agua y un kilo de azúcar. Teniendo esto en cuenta, se añade el azúcar al agua que ha quedado en la cazuela y se vuelve a incluir la fruta, llevando la mezcla a hervor, y llegado el punto de ebullición se vuelve a retirar la fruta.

Resérvala en un bol y mantén el agua con el azúcar en el fuego hasta conseguir el almíbar, controlando que no llegue a hacerse caramelo (más denso y tostado). Una vez conseguido, vierte la mezcla sobre las frutas y deja la preparación reposar durante 12 horas.

Transcurrido este tiempo se escurre el almíbar, se añade en la cazuela y cuando hierva se añaden las frutas, para volver a retirarlas alcanzado de nuevo el hervor.  Vierte el almíbar sobre las frutas y repite el proceso de reposo de 12 horas y calentamiento hasta que el almíbar se termine.

Por último, se secan las frutas a una temperatura de unos 50 grados con la ayuda del horno. Una vez secas, basta con añadir azúcar por encima para conseguir el escarchado.




sukaldaTU por Ainara López