Espinacas

El falso mito sobre el hierro de las espinacas no se desveló hasta los años 80 [Foto: Diariovasco.com]

Mitos gastronómicos

¿Realmente aportan tanto hierro las espinacas?

Un error con los decimales al final de la Primera Guerra Mundial parece ser la causa del falso mito extendido sobre las espinacas: al parecer, no aportan tanto hierro como se presupone.

diariovasco.com | 10/05/2013 |

Siempre que pensamos en espinacas nos viene a la memoria la imagen de Popeye (creado por Elzie Crisler Segar en 1929 en EE.UU). El marinero americano, endeble en apariencia, el cual, gracias a la ingesta de una lata de espinacas, conseguía ser mucho más fuerte que su eterno rival, Brutus. Sin embargo, esto no es más que un falso mito que se debe a un error de lectura ocurrido hace más de 70.

Basados en un error en los decimales, apareció el personaje de Popeye, que recibía mucha fuerza al comer espinacas por el hierro que contenían

Al parecer y tal y como explica el doctor Juan Madrid Conesa (médico especialista en Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia y Socio de Honor y Asesor Médico de ADIRMU- Asociación Murciana para el Cuidado de la Diabetes) en su blog personal, al final de la Primera Guerra Mundial, en Estados Unidos había mucha gente con anemia, por lo que los expertos decidieron buscar aquellos alimentos que mayor aporte de hierro tenían. “por un error en la coma, pensaron que 100 gramos de espinacas, en lugar de 1,7 mgr de hierro, contenían 17 mgr. Basados en este error, apareció el personaje de Popeye, que recibía mucha fuerza al comer espinacas por el hierro que supuestamente tenían”.

Este error, al parecer, lo cometió la secretaria del científico J.Alexander y perduró hasta los años 30, momento en el que unos científicos alemanes se dieron cuenta del error, pero este descubrimiento no salió a la luz hasta los años 80.

Esto no quiere decir que las espinacas, como se puede comprobar, no tienen hierro, pero desde luego no aportan tanto como se esperaba de ellas. De hecho, hay numerosos alimentos que contienen mayor cantidad de hierro que las espinacas, como por ejemplo, los berberechos, el cacao, los mejillones, la sangrecilla, la morcilla o los cereales de desayuno, entre otros.

Menos hierro en las lentejas

Las espinacas no son el único alimento al que falsamente se le otorga un gran aporte de hierro, sino que también las lentejas forman parte de este falso mito. Y es que, tal y como han demostrado los expertos en nutrición, las lentejas poseen sustancias como el calcio y los fosfatos, que hacen difícil su absorción intestinal y, por tanto, la persona que las ingiere no recibe de ellas todo el aporte de hierro que debería.




sukaldaTU por Ainara López