Aprovechar parte verde del puerro

La parte verde del puerro se puede aprovechar de varias maneras diferentes [Foto: diariovasco.com]

Trucos

Descubre cómo aprovechar la parte verde del puerro y ¡no vuelvas a tirarla!

Aprovechar la parte verde del puerro es posible y, si todavía no lo crees, prueba estas cuatro formas de hacerlo

diariovasco.com | 15/12/2017 |

La parte verde del puerro puede ser aprovechada. Y es que a pesar de tratarse de la que podría ser la parte más seca o dura de la hortaliza, lo cierto es que se trata de la más sabrosa.

La parte verde del puerro puede alegrar hamburguesas y distinguidos platos de carne

A la hora de aprovechar lo verde del puerro lo primero es limpiarlo. Para ello, lo mejor es retirar la capa exterior y frotar bien bajo el chorro de agua. Una vez limpio hay varias opciones.

La forma más habitual de utilizarlo, o la más común entre los que se niegan a desecharlo, es en el caldo. En este caso, se utiliza del mismo modo que el resto de hortalizas. De hecho, un buen truco es congelarlo para tenerlo siempre a mano cuando queramos hacer un puré o caldo; además, no hace falta ni descongelarlo, se puede meter a la olla directamente.

Otra opción bastante socorrida es aprovechar la parte verde para hacer crudités. Precisamente, su textura es la perfecta para este tipo de preparación, además su forma curva hace las veces de cuchara para llevarse un buen pico de salsa a la boca.

Otras dos formas de aprovechar lo verde del puerro

Existen otras formas, quizás más elaboradas, de aprovechar lo verde del puerro. Para ambas, un buen aliado es el clásico pelador de cocina. Tras retirar las hojas exteriores y limpiarlo bien, el pelador nos puede ayudar a conseguir tiras finas de puerro.

Con ellas se puede optar por dos alternativas, o bien tomarlas en frío o en caliente. En el primer caso se trata de una alternativa más rompedora y exótica, ya que esta técnica es más propia de cocinas como la oriental. Para aprovechar la parte verde del puerro utilizando esta técnica, se deben colocar las tiras, previamente cortadas, en un bol con agua y hielo. Pasados unos minutos estarán listas y frescas para colocarlas sobre cualquier preparación de carne o pescado, cuya textura crujiente y frescura dará un toque único.

La otra opción es secar bien con un paño las finas tiras de puerro y ponerlas en aceite muy caliente. De esta forma, obtendremos un acompañamiento perfecto para hamburguesas, perritos calientes o incluso ensaladas.




sukaldaTU por Ainara López