Formas de presentar la salsa

Presentar la salsa con formas diferentes aportará un diseño único al plato [Foto: diariovasco.com]

Emplatado

Atrévete a presentar las salsas como un auténtico chef

Las alternativas para presentar la salsa parecen infinitas, ya que cada vez se pueden encontrar más accesorios de cocina pensados para sorprender con el emplatado

diariovasco.com | 23/02/2018 |

Presentar la salsa de una forma diferente es un buen truco para convertir una receta sin mucho misterio en un auténtico plato digno del restaurante más refinado y moderno.

Las pipetas de cocina son una forma muy original y cómoda de presentar la salsa en monodosis

Existe un mundo de formas de presentar la salsa, pero hay que tener varias cosas en cuenta a la hora de escoger la técnica a utilizar. Lo primero es fijarse en si la salsa es muy líquida o algo más densa.

En el caso de que sea muy líquida no podremos ‘dibujar’ sobre el plato, ni tampoco utilizarla para hacer formas o montajes, ya que se desparramará. Por lo que si queremos sorprender con la presentación y contamos con una salsa más bien líquida, una buena forma de sorprender son las pipetas de cocina.

En el emplatado de sushi, por ejemplo, cada vez es más habitual utilizar pipetas rellenas con salsa de soja, sobre todo si se trata de un picoteo informal o de pie, como puede ser un lunch. Es la mejor forma de rociar el alimento con precisión y de manera fácil y limpia. Además, permite inyectar la salsa en el interior del alimento aportando un extra de jugosidad y sabor.

Aunque la pipeta se puede convertir a su vez en un gran aliado si queremos realizar dibujos o formas con la salsa. Este utensilio es utilizado también para presentar la salsa en el fondo del plato como pequeños puntos. Para ello, también se pueden utilizar los botellines de plástico de boquilla especial para salsas.

En todo caso, si lo que buscamos es una forma de servir una salsa líquida sin deslucir la presentación, se puede optar también por la clásica salsera.

Presentar salsas más espesas

Si por el contrario tenemos una salsa algo más consistente, ésta nos puede dar mucho juego. Una forma de presentar este tipo de salsas es realizando un montaje. Por ejemplo, realizando un timbal con la ayuda de un molde. En este caso, dependiendo del espesor de la salsa y del alimento que queramos acompañar, podemos colocarla en la base o en la parte superior del timbal, o incluso hacer varias capas si la densidad lo permite.

Si por el contrario tenemos una pieza de pescado o carne, una técnica que queda muy lucida es la del brochazo, muy fácil de hacer con una brocha de cocina de silicona. Hacer un brochazo largo que atraviese el plato y colocar la pieza o el corte encima dotará el plato de un estilo moderno y diferente.

Y a falta de la brocha, otro diseño muy utilizado por los cocineros es el de hacer un ‘camino’ con una cuchara y después ‘pisarlo’ creando un camino hueco en el centro del recorrido.

Y si es un plato de untar que se come con la mano, como unas alitas, lo mejor es incluir dentro del propio plato unos cuenquitos con la salsa, para lo que hará falta un plato grande.




sukaldaTU por Ainara López