Historia de la torrija

La torrija ha sido a lo largo de la historia un postre muy apreciado [Foto: diariovasco.com]

Historia

Torrija, el postre de las parturientas

Aunque hoy en día las torrijas están íntimamente relacionadas con la Semana Santa, en un principio eran preparadas para aliviar las secuelas del parto

diariovasco.com | 10/04/2017 |

La historia de la torrija está, en su origen, vinculada con las parturientas y no con la Semana Santa, una festividad con la que este dulce postre guarda hoy una muy estrecha vinculación. La receta tal y como la conocemos hoy en día (aunque se trate de una de las fórmulas que más ha evolucionado y cambiado) tienen su origen en el siglo XVI.

La torrija ha sido siempre un postre que se ha relacionado con tiempos de estrecheces económicas

En aquellos tiempos, las torrijas se preparaban para que las parturientas se  recuperaran mejor del parto. Eran pequeñas rebanadas de pan duro con huevo, azúcar y leche o vino que se solían ofrecer junto con una copa de vino.

No obstante, en poco tiempo se convirtió en un postre muy vinculado a la Semana Santa y a la Cuaresma. Se cree que por su alto aporte calórico, además de por ser un alimento muy saciente, se convirtió en una receta idónea para esa época del año en el que, entre otros alimentos, se renunciaba a la carne. Sin embargo, hay quien pone en duda esa teoría, ya que no es sencillo imaginar que en determinadas épocas se pudiera reservar pan para elaborar torrijas.

De hecho, la torrija es un postre estrechamente ligado a los tiempos de penurias económicas, ya que no sólo permite aprovechar un pan que puede echarse a perder, sino que con alimentos frecuentes en la gran mayoría de los hogares se puede preparar un dulce.

De todas formas, cabe señalar que las primeras referencias a la torrija (o a alguna elaboración muy similar aunque con otros nombres) datan de los siglos IV o V y son recogidas por Apicio como ejemplo de recetas latinas. En la Edad Medieval, son muchos los países europeos, como es el caso de Francia o Inglaterra, a modo de ejemplo, en los que se elaboraban recetas similares.

Una receta muy extendida

Lo cierto es que las torrijas son un postre típico de nuestra gastronomía, pero ni mucho menos exclusivo. Basta con echar un vistazo a otros países europeos, pero también de otros continentes, para caer en la cuenta de lo extendido que está este dulce.

Así, en Francia llaman a su torrija ‘pain perdu’, es decir, pan perdido, mientras que en Gran Bretaña son conocidas como ‘poor knights of Windsor’. En Alemania su nombre es parecido, ya que se les llama ‘Arme Ritter’. Los portugueses las conocen como ‘rabanadas’, pero lo curioso es que en este caso son un dulce típico de las fechas navideñas. En Estados Unidos, por su parte, son conocidas como‘french toast’.




sukaldaTU por Ainara López