magdalenas jugosas

Una magdalena esponjosa se consigue batiendo muy bien los huevos [Foto: diario vasco.com]

Magdalenas muy ligeras

Una varilla y aceite de oliva, las claves para unas magdalenas esponjosas

Redondas, cuadradas, rectangulares, rellenas de chocolote, integrales¬Ö Las variedades de las magdalenas son muchas y su elaboración es relativamente sencilla. Pero para que las magdalenas queden esponjosas y ligeras hay que tener en cuenta unos pasos muy sencillos

Diariovasco.com |

Hacer magdalenas caseras es muy sencillo. Además es muy fácil que salgan bien siempre que se tenga un buen horno, una buena varilla para batir los huevos y si se hacen con aceite de oliva en vez de con mantequilla o margarina. Pero lo mejor de todo es lo ricas que están, la satisfacción que proporciona comer un dulce hecho por uno mismo, lo naturales que pueden ser e inmejorables si utilizamos buenas materias primas.

Precisamente, utilizar ingredientes de primera calidad es básico en el obrador de la pastelería Igueldo. “Desde luego, nosotros utilizamos ingredientes de primera calidad y aconsejo, a quien quiera hacerlas en su casa, utilizar una buena materia primera porque es la única manera de obtener unas magdalenas sabrosas. Y para que no sean pesadas, hay que realizar una mezcla de los ingredientes muy homogénea, que esté bien batida y también la dosis justa de un buen agente impulsor, es decir, de levadura”, aconseja Sergio desde el obrador de Igueldo.

La manera de mezclar los ingredientes también es básica para los pasteleros del establecimiento Oiartzun. “Aquí utilizamos la receta de mi abuela, únicamente que ahora incorporamos una máquina que nos mezcla los ingredientes. Lo importante para obtener unas magdalenas que sean ligeras y que no se nos hagan pesadas es esponjar bien los huevos para lo que es imprescindible una buena varilla de mezclar. Además, en casa es muy fácil montar un par de huevos o alguno más, eso sí, no hay que utilizar el tenedor para montarlos”. Aconseja David desde el obrador de la pastelería Oiartzun. Además, este pastelero recomienda añadir la leche poco a poco y utilizar aceite de oliva virgen en vez de mantequilla o margarina para que la magdalena sea mucho más ligera.

Y para darle el toque de sabor final, hay que añadir una pizca de ralladura de limón.

El origen de las magdalenas

¿De dónde viene este sabroso producto? Muchos lo sitúan como postre tradicional de la región de Lorena, en Francia (en francés su nombre es Madeleine), donde una joven criada llamada Madeleine Paulmier elaboró este pastel para el rey de Polonia Stanislas Leszczynski que tenía allí un palacio. Otro posible origen se remonta a los peregrinajes a Santiago de Compostela: una joven llamada Madalena les servía a los peregrinos unos pastelitos en forma de concha, símbolo de este peregrinaje.




sukaldaTU por Ainara López

Destacamos: