Cómo hacer zumo granada

Todos los beneficios de la granada se puede tomar también en zumo. [Foto: diariovasco.com]

Técnicas

¿Cómo se hace el zumo de granada?

Hacer zumo de granada puede parecer complicado si se tiene en cuenta la morfología de la misma, aunque hay varias formas que nos pueden ayudar a sacar todo el jugo a sus granos

diariovasco.com | 27/06/2018 |

Hacer zumo de granada para disfrutar de una buena bebida natural, para preparar un combinado, crear divertidas vinagretas para una ensalada o para añadírselo a alguna receta  o salsa puede parecer una tarea engorrosa. Sobre todo, si se tiene en cuenta que el jugo de la granada tiñe todo lo que toca de un intenso color rosa en un sólo segundo.

Se puede hacer zumo de granada con una bolsa de cierre hermético y una botella

Para hacer zumo de granada, lo primero que debemos hacer es cortarla. Se puede hacer por la mitad o en cuartos, esto dependerá del método que vayamos a utilizar para sacar el zumo de la granada, ya que puede ser que tengamos que desgranarla o que necesitemos mantener los granos aún pegados a la cáscara.

Una forma de conseguir zumo de granada es con la ayuda de un exprimidor de cítricos. Ya sea manual o eléctrico, y aunque sorprenda, lo cierto es que con este utensilio de cocina podemos conseguir un resultado igual de bueno que el obtenido con las naranjas o los limones. En este caso es clave cortar la granada únicamente por la mitad, y colocarla del mismo modo que lo haríamos con una naranja.

Si por el contrario no contamos con un exprimidor de cítricos, pero sí tenemos una licuadora, también podemos hacer zumo. En este caso, hay que desgranar por completo la granada, ya sea partiéndola por la mitad y dándole golpes en la cáscara con una cuchara o partiéndola en cuartos y doblando la piel sobre sí misma para que los granos se suelten solos. Hecho esto, basta con introducir los granos en la licuadora.

Hacer zumo de granada con una bolsa

Pero no es necesario contar con estos accesorios para hacer zumo de granada. De hecho, hay diversas formas de conseguir extraer todo su jugo; basta con echarle un poco de imaginación.

Un buen truco es desgranar la granada, siguiendo la técnica que se prefiera, e introducir el fruto en una bolsa con cierre hermético. Hecho esto, nos aseguramos de cerrarla bien y se aplasta la granada con la ayuda de un rodillo o una botella. Si se prefiere se puede machacar dando suaves golpes con la ayuda de un mortero.




sukaldaTU por Ainara López