Canelones lasaña sin pasta

Los canelones y lasaña sin pasta pueden prepararse con diversas verduras. [Foto: diariovasco.com]

Salud

Canelones y lasaña sin pasta: sabrosos y ligeros

Estos canelones y lasaña sin pasta son rápidos, saludables y se pueden disfrutar tanto en su versión fría como caliente

diariovasco.com | 30/05/2018 |

Los canelones y la lasaña sin pasta son una gran opción para disfrutar de este plato amado por muchos en una versión más ‘light’. Se pueden encontrar un mundo de ideas, algunas más fieles a la receta tradicional con pequeñas variaciones y otras que dan un giro completo a los ingredientes.

Se pueden hacer canelones y lasaña sin pasta sustituyendo las láminas por calabacín o berenjena

Una opción para preparar unos canelones o una lasaña sin pasta y conseguir así una variante más saludable consiste en hacer las láminas con berenjena. Para conseguir unas láminas finas y fáciles de manipular, sin que se rompan, lo mejor es hacerlas con mandolina. Se debe pelar la berenjena, quitar los extremos y sacar las láminas a lo largo de la hortaliza. En caso de no tener una mandolina, se puede hacer con un cuchillo, siempre pendientes de que queden bien finas.

El resto de la receta sería igual, quitando la bechamel, en lugar de la cual se pueden regar los canelones y la lasaña con tomate o con una salsa de aguacate, que dará un toque cremoso y sabroso. En este sentido, la calabaza puede ser también una gran aliada a la hora de revolucionar nuestras recetas de canelones y lasaña, tanto para el relleno, en daditos, como en crema a la hora de renunciar a la bechamel.

Lasaña o canelones fríos sin pasta

Pero entre las muchas opciones de canelones sin pasta que existen podemos encontrar también alternativas frescas, perfectas para disfrutar en cualquier parte sin necesidades de someterlos a ningún tipo de cocción.

Estos canelones y lasaña se preparan con láminas de calabacín, que se consiguen siguiendo los pasos de las placas de berenjena, aunque en este caso se deja la piel para que no se desmonte. El relleno en este caso se prepara triturando tofu, aceitunas, cilantro, albahaca, ajo, almendras crudas y aceite, sal y pimienta.

Y para regar todo, en lugar de la clásica bechamel, se puede utilizar la salsa de aguacate o  la elaborada con frutos secos. Para conseguir esta segunda salsa se mezcla leche de avena, anacardos triturados, sal y pimienta.

Aunque también se pueden rellenar los canelones o la lasaña sin pasta de pollo desmigado, mezclado con queso crema y aceitunas troceadas. Y si queremos unir dos platos en uno, las laminas de calabacín quedan perfectas rellenas de ensaladilla rusa. Además, es muy cómodo para comerlas en cualquier parte.




sukaldaTU por Ainara López