La Flèche D’or

Jacobo Múgica, junto a Dani Corman, en La Zurriola [Foto: diariovasco.com]

Champagne

La Flèche D´or brillará de nuevo en San Sebastián Gastronomika

Tras el éxito de su primera edición, este concurso buscará los mejores millésime y non millésime de entre excelentes bodegas 

diariovasco.com | 28/05/2018 |

El concurso La Flèche D’or volverá a ser uno de los grandes atractivos de la vigésima edición del congreso San Sebastián Gastronomika, que tendrá lugar en Donostia entre los días 7 y 10 de octubre. El certamen será el martes, día 9, en el Espacio DV del Kursaal.

Se eligen tres millésime, tres non millésime y se da un premio especial

Detrás de esta iniciativa están Jacobo Múgica, promotor del concurso, y Dani Corman, propietario de Essencia Wine Bar & Store y embajador de Champagne desde 2010. Ambos son unos apasionados de estos espumosos y tuvieron claro que Gastronomika y Donostia eran los escenarios ideales. Le pusieron ese nombre al concurso como un guiño a la ciudad y a su santo, que murió asaeteado.

La primera edición de La Flèche D’or fue un verdadero éxito el pasado año. Reunió a más de 30 bodegas de champagne y más de 80 referencias, algunas de ellas verdaderamente emblemáticas, en un concurso que se basó en una cata ciega, asegurando unas puntuaciones objetivas. 

En La Flèche D’or se eligieron los tres mejores champagnes millésime, categoría para aquellas botellas con uvas de una única añada y en la que ganó Bollinger con su La Grande Année Rosé 2005 Brut; y los tres mejores non millésime,  champagnes elaborados con uvas de distintos años y en la que se impuso Phillipe Gonet con su TER Noir Brut. Además, hubo un Premio Especial del Jurado, que fue también para Bollinger y su La Grande Année Rosé 2005 Brut.

SS Gastronomika y Donostia son escenarios ideales para el certamen

Estas bodegas y champagnes se llevaron su reconocimiento después de una cata ciega por parte de un jurado  presidido por Dani Corman y formado por trece jueces, entre ellos Jordi Melendo, autor de la única guía de champagnes elaborada en España, y ocho sommeliers de restaurantes con estrella Michelin en España.

Para esta segunda edición, Múgica y Corman se han propuesto que un Master of Wine forme parte del jurado: «Es el máximo galardón que puede tener una persona por su conocimiento del mundo del vino. Son algunos de los estudios más duros que existen en el mundo y los exámenes se celebran en Londres. En España sólo hay tres Master of Wine: Pedro Ballesteros, Fernando Mora y Andreas Kubach», explica Corman. «El panel de jueces es de primer nivel y muy solvente», añade Múgica.

En esta segunda edición habrá nuevas etiquetas y bodegas, aunque en este caso los organizadores prefieren no adelantar detalles.

Mucho potencial 

Tanto Múgica como Corman supieron ver hace años el potencial que tiene el champagne, tanto a nivel nacional como local. España es el noveno consumidor de estos espumosos del mundo. Euskadi, y principalmente Donostia, sólo estarían por detrás de Catalunya y Madrid en cuanto a consumo de champagne. 

En 2017 tomaron parte más de 80 referencias de más de 30 bodegas

Es por ello que Jacobo Múgica reconoce que el mayor objetivo de este concurso es «promover el consumo de champagne en nuestro país y convertir San Sebastián en la ciudad referencia del champagne en España». Y es que tanto él como Corman tienen claro que es una bebida llena de glamour, que casa a la perfección con las costumbres y gustos de los donostiarras.

Corman, por su parte, apunta que «el champagne es una bebida con prestigio. Ha sido muy importante a lo largo de la historia: eran vinos carísimos para las más altas clases y, además, en un inicio no eran espumosos. Fue a partir del siglo XVII cuando comenzaron a serlo y, consecuentemente, fueron accesibles para más gente».

Pero el champagne, además, es sinónimo de alegría: «Son vinos fáciles, ligeros y amables, con poco alcohol y buena acidez y burbuja. El hecho de abrir una botella de champagne en una mesa es siempre motivo de alegría. Trae en torno a la mesa un aura muy especial. No esperas la ocasión de abrir una botella de champagne, sino que ésta convierte cualquier ocasión en un momento especial», concluye Dani Corman.