Platos con chipirones

Uno de los platos por excelencia con chipirones es el arroz negro. [Foto: diariovasco.com]

Recetas

5 platos con chipirones

Aunque el plato de chipirones en su tinta sea toda una delicia, existe un mundo de opciones con las que disfrutar de este alimento

diariovasco.com | 21/05/2018 |

Podemos apostar por platos con el chipirón como protagonista, como relleno o como ingrediente en una receta elaborada, la clave será siempre apostar por ejemplares frescos, respetar al máximo el producto y tener en cuenta su punto para que no se nos quede gomoso.

La pasta a la marinera o los chipirones rellenos son platos fáciles de hacer y muy lucidos

Si es nuestro primer contacto a los fogones con los chipirones, lo mejor es optar por un plato de chipirones a la plancha con salsa o guarnición. Basta con echar un poco de aceite a una sartén y cuando esté bien caliente añadir los chipirones y dejarlos hasta que se doren. Después, debemos añadir un chorrito de limón y sal y acompañarlo al gusto. Unas tiras de cebolla pochada y una salsa ali oli hacen la combinación perfecta.

Una vez cogido el punto a los chipirones, un plato que es un éxito asegurado son los chipirones rellenos. Con sus propias patas y gambas se consigue un resultado de 10. Se doran las gambitas ya peladas y tentáculos con un poco de aceite y un ajo. Cuando cojan un poco de tono y sin terminar de hacerlos, se retiran de la sartén y se rellenan los chipirones, dejando hueco para cerrar con un palillo la abertura.

Una vez listos, se ponen en la plancha, se retiran y se presentan regados por el aceite en el que hemos salteado previamente las gambas y los tentáculos, junto con un poquito de perejil y ajo, todo batido.

Platos con chipirones

Otra opción es utilizar los chipirones para dar sabor a platos en los que el protagonista es otro. Este es el caso de las recetas de arroz o pasta. De hecho, el arroz y los chipirones son una combinación muy recurrente en diversas recetas.

Una opción es preparar un arroz negro, haciendo los chipirones en su propia tinta, con un poco de cebolla y tomate, y añadiendo finalmente el arroz. En el caso de la fideuá se prepararía de la misma manera, con la ventaja de que los fideos están listos mucho antes que el arroz.

Otra opción es la pasta marinera. Fácil de hacer y con un resultado buenísimo, basta con cocer las cintas o espaguetis, por un lado. Y por el otro, pochar cebolla picada, añadir tomate troceado, guindilla, ajo y echar las gambas peladas, con los chipirones troceados y los mejillones. Con un chorrito de vino blanco seco y un poco de perejil y orégano estará todo listo para mezclar y servir.

Si los mejillones son frescos, habrá que cocerlos primero para que se abran. En cuanto al tomate, se puede utilizar tomate triturado en lugar de hacerlo en casa.