Hacer escanciador de sidra

Cuatro cortes bastan para hacer un escanciador de sidra casero [Foto: diariovasco.com]

Trucos

¿Sabes hacer un escanciador de sidra con un corcho?

Hacer un escanciador con el mismo corcho de la botella de sidra con la única ayuda de una navaja suiza o un cuchillo es muy fácil y resulta una alternativa realmente eficaz si no contamos con el clásico tapón escanciador

diariovasco.com | 29/05/2017 |

Hacer un escanciador casero con el propio corcho de la botella es muy fácil y rápido, ya que basta con realizar cuatro cortes. Porque disfrutar de una buena sidra fresca, bien escanciada, en cualquier parte es posible aunque no contemos con los accesorios necesarios. En medio del monte, en la playa o en el campo, con que tengamos la sidra a punto y un cuchillo o navaja multiusos es suficiente.

Solo se necesitan cuatro cortes para hacer un escanciador casero con un corcho

El primer paso para hacer un escanciador es extraer el corcho de la botella con cuidado de no partirlo ni romperlo. Retiramos el sacacorchos y lo sujetamos apoyando uno de sus dos extremos planos en una superficie lisa.

Bien sujeto, realizamos una incisión por lo que sería el eje vertical del corcho, es decir, por la mitad del círculo, sin llegar al fondo. Se deben dejar un par de centímetros sin cortar para no partir el corcho por la mitad.

Una vez realizado este primer corte se saca el cuchillo, se tumba el corcho y se hace un segundo corte en perpendicular al eje del corcho, formando un ángulo de 90 grados con el corte anterior. El corte deberá hacerse justo en el punto en el que hayamos dejado la incisión anterior. Con este segundo corte, que tampoco debe traspasar el corcho, conseguiremos retirar un trozo con forma de medio cilindro. Si el pedazo extraído se asemeja a esta forma geométrica significa que vamos bien.

Dos cortes más

Ya tenemos el hueco por el que saldrá a sidra, pero para que lo haga de forma fluida y no a borbotones es importante hacer un respiradero en el escanciador, una entrada de aire para que no entorpezca la salida del líquido.

En este caso se debe tumbar el corcho apoyándolo por el lado curvo que hayamos cortado, tumbado a lo largo. Después haremos dos cortes poco profundos, con los que retiraremos un trozo con forma de cuña que debe llegar de extremo a extremo del corcho. El efecto óptico obtenido si se mira por uno de los extremos el corcho será un queso entero al que se le ha retirado una porción.

Una vez terminados estos pasos, basta con introducir el corcho sin perder de vista el primer agujero, ya que debemos dejar un hueco para que salga la sidra.




sukaldaTU por Ainara López