Chirimoya en un árbol

La chirimoya es una fruta tropical que ahora está en su mejor momento [Foto: diariovasco.com]

Temporada

Un buen mes para introducir novedades en nuestro menú diario

Febrero puede resultar algo anodino. Ya en pleno invierno, tan solo la celebración de los carnavales puede aportar algo de color al mes más corto del año.

diariovasco.com | 02/02/2015 |

En el aspecto gastronómico, muchos de los alimentos coloridos que nos han acompañado van desapareciendo, pero lejos de ser una mala noticia, es una buena excusa para introducir novedades en nuestra dieta. Las habas secas son un alimento de temporada que no se prodiga y, sin embargo, están repletas de propiedades y buen sabor. En comparación con las frescas, tienen mayor cantidad de hidratos de carbono y proteínas, lo que le confiere un elevado valor energético.

A ello se añade un importante aporte de vitaminas B y de minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio, el zinc y el hierro. Son perfectas acompañadas con pimiento verde y tomate, o con cítricos si se preparan como postre.

En frutas, las chirimoyas están en su mejor momento; las fresas ya asoman

De segundo plato para variar se puede apostar por el faisán. El salvaje es más propio de esta temporada y se cría en libertad como animal silvestre. Resulta necesario que crezcan en cautividad, porque esta especie se encuentra en peligro de extinción.

El faisán de granja o de cría contiene más grasa y resulta más carnoso y pesado que el salvaje, aunque ambos comparten un alto contenido en proteínas. Los preocupados por la línea pueden estar tranquilos si lo consumen sin piel, puesto que en ella se acumula la mayor parte de su grasa. Los hipertensos, por su parte, encuentran en el faisán un alimento con bajo contenido en sodio y una importante fuente de fósforo y vitaminas B.

Chirimoyas

Para terminar de sorprender, nuestro postre puede basarse en las chirimoyas, ya que ahora es su mejor temporada. Su pulpa es muy refrescante y tiene un sabor dulce que recuerda a la pera o a una mezcla de piña y plátano. Aunque tiene un valor calórico elevado, también es rica en potasio y vitamina C.

Otros alimentos de temporada que podemos consumir con absoluta confianza son las alcachofas, el bacalao, los camarones y el besugo. Los más fruteros pueden acudir  al pomelo, al kiwi, al plátano o a unas fresas cada vez más presentes en mercados y fruterías.

En cuanto a los frutos secos, febrero es un buen mes para consumir nueces y almendras que, aunque se pueden encontrar durante todo el año, la época fría e invernal recomienda un buen aporte de los nutrientes que los conforman.