Un yogur

Es recomendable oler el yogur para saber si está malo o caducado [Foto: diariovasco.com]

Seguridad alimentaria

¿Cómo sé si un yogur está malo o caducado?

Para reconocer si un yogur está malo o caducado o aún se puede comer hay ciertos indicativos que nos pueden servir de ayuda.

diariovasco.com | 21/07/2017 |

Para saber si un yogur se ha puesto malo o caducado o todavía se puede consumir sin problemas podemos fijarnos en varias cosas. Obviamente, la primera clave nos la puede dar su fecha de caducidad.

Esta fecha puede servir a modo de orientación, aunque lo cierto es que por todos es sabido que se trata de algo bastante relativo, ya que el yogur se puede consumir poco tiempo después de vencer el día señalado. En todo caso, lo primero para saber si un yogur está malo es consultar la fecha de su exterior.

Una vez revisada la fecha de caducidad, y si tenemos dudas sobre el buen estado del yogur debemos revisar el bote. Si presenta golpes, agujeros o rasponazos querrá decir que el yogur ha estado expuesto a microorganismos del exterior, por lo que es preferible desecharlo.

Si por su parte vemos que la tapa está algo abombada, o sale gas cuando la retiramos, como cuando abrimos un refresco, esto querrá decir que el yogur está malo. Este mismo truco, de hecho, sirve para muchos otros productos. Ya que cuando un envase se abomba quiere decir que las bacterias de su interior se están reproduciendo, de lo que surge el gas.

Otras formas de ver si el yogur está malo

Utilizar los sentidos puede ser también de gran ayuda. Haz caso al olor y a la vista. Hay ciertos yogures que ciertamente pueden oler diferente, pero cuando un yogur está malo y huele es inconfundible. Se podría decir que se trata de un olor similar al de la levadura. Por lo tanto, si muestra un aroma sospechoso, ni lo dudes: tíralo.

Y si tu sentido del olfato no te termina de convencer, apuesta por la vista. Si el yogur tiene moho, no basta con retirar la parte que parezca afectada. Al tratarse de un producto poroso y cremoso el moho se propaga con facilidad, así que con quitar la parte que parezca afectada no te estarás asegurando nada.

Por último, si tiene buen aspecto, el producto no ha vencido todavía su fecha de caducidad, y no presenta mal olor ni aspecto, pero lleva abierto varios días, deséchalo también. Al tratarse de un lácteo lo mas probable es que esté malo, como ocurre con todos los alimentos elaborados con leche cuando llevan ya un tiempo expuestos al aire.




sukaldaTU por Ainara López