Cómo preparar semillas chía

Las semillas de chía se pueden preparar crudas y espolvoreadas sobre la fruta [Foto: diariovasco.com]

Nuevas tendencias

¿Cómo podemos preparar las semillas de chía?

Son uno de los alimentos de moda y seguro que hemos oído hablar sobre sus beneficios. ¿Sabrías tomarlas? Las semillas de chía se pueden comer crudas, cocidas o incluso en batido

diariovasco.com | 26/10/2017 |

Las semillas de chía están de moda y existen montones de formas para prepararlas. Esta planta es conocida por sus beneficios para nuestra salud y sus orígenes se remontan a los aztecas de México y Guatemala.

Las semillas de chía se pueden tomar crudas, pero también se pueden preparar cocidas, espolvorearlas o incluso usarlas como harina

Aunque ahora vuelvan a ser un alimento que comamos cualquier día, no es nada novedoso, ya que los mexicanos la comían incluso antes de la conquista de América. Ahora bien, sabemos que la chía –conocida también como chan-  es beneficiosa para nuestra salud, pero ¿sabemos cómo prepararla?

Existen diferentes formas de comerla. La más habitual es tomar estas semillas crudas, ya que las podemos combinar con muchísimos alimentos. Por ejemplo, es muy habitual desayunar o cenar yogur con semillas de chía, así como con avena.

También podemos espolvorearlas en la ensalada, ya que le dará un toque diferente pero preservando su esencia. SI las mezclamos con un alimento seco las semillas seguirán siendo crujientes, pero cuando las comemos con algún producto húmedo, como el yogur, dejan de ser crocantes.

Otra de las opciones para comer las semillas de chan crudas es haciendo una barrita de cereales con ellas. Podemos elegir cualquier otro ingrediente y mezclarlas. En el resultado final, la chía pasará desapercibida. Al hilo de esta opción está la de hacer gelatina y poner en ella unas pocas semillas.

Puedes tomarla cocida o con el té

Aunque la mayoría de gente tome la chía cruda, también se puede comer cocida. En este sentido, una de las opciones sería moler las semillas una vez cocidas y usarlas como harina. También se podrían añadir al pan o a cualquier producto de repostería que cocináramos en casa como las magdalenas o las galletas. Aquí estaríamos hablando de las semillas de chía enteras, no molidas.

Además, también las podemos comer con guisos que preparemos. SI optamos por esta opción nadie se enterará de que hemos añadido semillas de chía a nuestros platos, ya que pasarán completamente desapercibidas. Otra forma de comerlas es en las sopas. Podemos usar la chía para espesarlas.

Crudas, cocidas… y en bebida. A los batidos de fruta les podemos añadir un par de cucharaditas de semillas de chan sin ningún problema. También al té. En este último caso tendremos que dejar que la bebida repose varios minutos para que las semillas puedan absorber parte del líquido y desprendan su gel, espesando así la bebida. Esto solo ocurrirá con los líquidos calientes.




sukaldaTU por Ainara López