Aceite a la brasa

Con el aceite a la brasa conseguirás sabor a auténtica parrilla sin encenderla [Foto: diariovasco.com]

Aderezos

Auténtico sabor a parrilla con el aceite de brasa

El aceite a la brasa es el truco perfecto para conseguir ese exquisito aroma a parrilla en tus platos de carne, pescado, verduras...

diariovasco.com | 28/08/2018 |

El aceite a la brasa, también conocido como aceite de carbón, es una de las grandes invenciones de la cocina moderna. Busca sorprender con nuevas creaciones pero recuperando ese sabor tradicional y cuidado tan característico de nuestra cocina.

El aceite a la brasa es una buena forma de dar un cuidado acabado a los platos sin necesidad de recurrir a salsas preparadas o de estar horas y horas para conseguir una salsa llena de sabor, cuerpo y textura perfecta. Lo cierto es que no es necesario tener unas grandes dotes culinarias para preparar aceite a la brasa; cualquiera puede hacerlo, lo único que hace falta es tener aceite y carbón.

El aceite a la brasa se puede utilizar para aderezar platos o incluso para prepararlos

El método utilizado para preparar el aceite a la brasa es el infusionado. Eso sí, aunque sea súper fácil de preparar hay que recordar que se necesita tiempo de reposo, ya que esa es la clave de esta técnica culinaria.

Para conseguir un buen aceite a la brasa basta con encender el carbón. Cuando hayamos conseguido una buena brasa, lo introducimos en un recipiente que soporte el carbón y que se pueda tapar, y se añade el aceite.

La clave está en darle un buen tiempo de reposo, 12 horas mínimo. Cuanto más tiempo se deje reposar mayor aroma a ahumado cogerá, eso sí, sin abusar. Una vez listo, se retira el carbón y se pasa el aceite por un colador de tela. Es importante que sea muy tupido, para poder retirar todo posible resto de brasa o ceniza.

En cuanto a la proporción, podría ser de unos 500 ml de aceite de oliva virgen por 5 o 6 trozos de carbón, aunque también dependerá de la intensidad que se quiera obtener.

Una vez listo, se puede utilizar al momento o guardarlo, en un envase con cierre, para futuras preparaciones. Además, esta misma técnica se puede utilizar para preparar aceites infusionados con otros aromas. Incluso al aceite a la brasa se le pueden incluir otros sabores para conseguir un aroma diferente.

Aceite a la brasa y ajo

¿Vas a preparar un pescado? El aceite a la brasa con ajo es, sin duda, una gran opción para conseguir un cuidado sabor de parrillada. En este caso, en el momento de poner las brasas con el aceite se pueden incluir algunos ajos (asados o pasados por la sartén), el proceso sería exactamente el mismo.

Utilizar hierbas aromáticas, como romero u orégano, son también algunas de las alternativas más utilizadas a la hora de aromatizar aceite.