Un viaje de una década

Astelena 1997: una cocina que te seducirá

Situado en plena Parte Vieja de San Sebastián, el Restaurante Astelena 1997 es fiel heredero de la gran cocina del casi mítico Bar Astelena ('lunes', en euskera) que, durante décadas, hizo las delicias de su clientela en una de las esquinas de la Plaza Constitución.

diariovasco.com | 24/10/2012 |

Ander González del Astelena 1997

Ander González (izquierda) con su equipo de cocina. [Foto: AM Press]


Astelena
Telefono943 425 867
E-mailastelena@telefonica.net

Descanso semanal: Lunes y noches de miércoles y domingos

Cocinero: Ander González

C/ Euskal Herria, 3
Donostia - San Sebastián,
Gipuzkoa 20003


Ha pasado más de una década desde que Ander González se pusiese al frente de un equipo joven y con experiencia en este acogedor restaurante de la calle Euskal Herria de la Parte Vieja donostiarra, una década en la que se ha ganado un prestigio a base de seducir  al visitante con exquisiteces de la gastronomía moderna vasca. Y es que a diario, tras proveerse de los mejores productos en el tradicional mercado de la Brecha, el Astelena1997 es capaz de sorprender a sus clientes con los mejores platos de temporada. Una cocina que no deja indiferente a nadie.

Todo en el Restaurante Astelena 1997 está cuidado hasta el último detalle para que el visitante deleite su paladar y sus sentidos. En lo que antiguamente era un almacén de plátanos, el restaurante dispone de dos comedores en los que realizar todo tipo de celebraciones; uno superior para 40 comensales y otro en la planta inferior para 80 más, donde se ofrece la posibilidad, de martes a viernes (los viernes sólo al mediodía) la posibilidad de organizar comidas o cenas con menú de trabajo con caldos de Conde de Valdemar (24 euros por persona). También confeccionan menús para grupos de ocho personas o más.

Atención al menú degustación, un extraordinario viaje culinario a través de esa fresca ensalada de ventresca de bonito aliñada con una vinagreta de tomatitos en Módena, el fabuloso rissoto de hongos con queso Idiazabal y polvo de Jabugo, el acertado taco de bacalao extra sobre una cremita de patata y verduritas asadas y las ricas carrilleras, guisadas al estilo de la casa. Cuatro platos absolutamente agradables a los que poner la guinda con esa espectacular torrija caramelizada con helado de flan casero. El menú, que asciende a 36 euros, se sirve a mesa completa y no incluye café ni bebidas.

Las carnes, un espectáculo

Atención al menú degustación, un gran viaje culinario con excelente relación calidad/precio

Por supuesto, quienes prefieran decantarse por la carta, encontrarán aquí un muy extenso abanico de posibilidades capaz de satisfacer los más exigentes paladares. La paletilla de jamón ibérico de bellota, el pastel de merluza Astelena, la terrina de foie natural con frutos rojos y teja de naranja o el carpaccio de buey con parmesano, nueces y aceite de oliva, son sólo algunos de los entrantes en un acogedor restaurante como el Astelena en el que ofrecen manjares del mar como los chipirones a la plancha sobre puré choricero y pan; lasaña de changurro y trigueros a la donostiarra; o lomo de merluza en salsa verde con almejas, así como rape con almejas y rodaballo salvaje.

En cuanto a carnes, la carta ofrece chuleta de buey, solomillo con hongos; magret de pato sobre pastelito de manzana errezila; entrecula en taquitos, piquillos y panaderas; y rabo de buey al vino tinto. Un espectáculo.

La oferta de postres también es amplia e incluye, entre otros, tarta de queso caramelizada y su helado; tiramisú sobre copa de café y helado de cacao; sopa de mamia templada con canutillos de membrillo y queso; helado al queso al momento; hojaldre caliente de crema y frutas del bosque; o si se avisa con antelación, pastel de chocolate caliente y helado de fruta de la pasión; y bolsita de manzana caramelizada con sopa de vainilla.