Trucos para recalentar las sobras

Siempre viene bien conocer algunos trucos para recalentar las sobras [Foto: diariovasco.com]

Consejos

Trucos para recalentar las sobras sin que se note

Recalentar la comida sin que se note puede parecer imposible, pero no tiene por qué ser así si utilizamos estos trucos y prestamos atención a ciertos aspectos.

diariovasco.com | 29/11/2016 |

A la hora de recalentar las sobras que tenemos guardadas es importante fijarse en la textura y corte de la comida. Si se trata de una preparación en la que los alimentos estén cortados en piezas pequeñas, como puede ser el caso de una menestra, lo  mejor es optar por un calentón a máxima potencia y poco tiempo para que no se reseque.

La forma de recalentar las sobras depende de su naturaleza y preparación

En el caso de tratarse de pedazos más contundentes, en cambio, obtendremos un mejor resultado si optamos por recalentarlo a una potencia media dejándolo unos minutos más. En ambos casos podemos optar tanto por utilizar el microondas como una sartén.

Un clásico a la hora de hablar de sobras es la pizza. Recalentar este alimento se convierte a menudo en un fracaso, ya que lo más habitual es obtener una pizza de masa que podríamos denominar ‘chiclosa’. Para evitar que esto suceda, lo mejor es recalentar las sobras de pizza al horno a una temperatura de unos 80-90 grados, habiéndolo calentado previamente durante unos 20 minutos a una potencia de 180º.

En el caso de carnes y pescados, si se trata de pescados con salsa se pueden calentar en la sartén añadiendo un poco de agua. Si se trata de pescado a la plancha, el horno es la mejor alternativa para recalentarlo, ya que bastará con añadir un chorrito de aceite. Esto evitará que se reseque, por lo que podemos utilizar esta misma técnica con las carnes que no lleven salsa.

¿Cuándo hay que recalentar al microondas?

Aunque recalentar las sobras o el tupper al microondas sea el uso más habitual que se le da a este electrodoméstico, la realidad es que ésta es la peor opción. El microondas reseca los alimentos, por lo que calentar las sobras, que probablemente ya estén menos jugosas, es un auténtico error.

Uno de los pocos casos en los que la mejor opción es recalentar al microondas es en el caso de tratarse de una preparación elaborada a base de huevo. Este es el caso de la tortilla de patata, por ejemplo, ya que este calentón ayuda a recuperar su jugosidad.