Problemas Roscón de Reyes

Son muchos los problemas que pueden surgir al elaborar un Roscón de Reyes. [Foto: diariovasco.com]

Trucos

¿Tienes problemas con tu roscón de Reyes?

Si la elaboración del roscón de Reyes te está dando problemas te damos algunos trucos para vencer algunos de los contratiempos más comunes

diariovasco.com | 04/01/2018 |

Son muchos los problemas que nos pueden surgir a la hora de preparar un roscón de Reyes en casa. Desde la masa o la fermentación, hasta el horneado o la forma, aunque existen diversos trucos con los que salir airoso.

Para evitar el problema de la costra que se forma, lo mejor es untar la masa con clara de huevo

Uno de los primeros problemas que pueden surgir a la hora de cocinar es el modelar la masa cuando aún está cruda. Este dulce se elabora con una masa que resulta tremendamente pegajosa, lo que dificulta su manipulación.

Si estás intentando amasarla y se te queda pegada a la mesa o a las manos, lo mejor es humedecer las manos y la mesa o base sobre la que se esté trabajando con un poco de aceite, en ningún caso con harina. En este sentido, la temperatura a la que esté condiciona también su manejo, por lo que lo ideal es hacerlo cuando está a unos 25 grados.

De hecho, la temperatura puede ser uno de los grandes problemas, no solo en la manipulación, sino también en la fermentación. Si has utilizado los ingredientes correctos y ves que el roscón no se infla, lo más probable es que la temperatura ambiente sea la responsable de que el bollo no suba. Para arreglarlo lo mejor es introducirlo en un lugar más caliente como el horno apagado (un ambiente de más o menos a 26 grados).

A la hora de la fermentación, los tiempos son también muy importantes, ya que tanto la falta como el exceso de reposo pueden suponer un problema a posteriori. De hecho, si se deja demasiado fermentando puede que el roscón se “desinfle” tras hornearlo.

Además, si el problema en la fermentación es que a tu roscón le está saliendo una capa dura en la parte superior, lo mejor es untarlo de aceite o clara de huevo. Este paso es muy recomendable, ya que en caso de haberse endurecido la masa, aunque solo sea un poco, es probable que se agriete en el horno, ya que la masa no será flexible y no podrá subir.

Otros problemas comunes

Dado que el roscón se infla en el horno, uno de los problemas con los que uno se puede encontrar es que el agujero ha desaparecido. Lo mejor para evitar el roscón sin agujero es dejar un espacio considerable, teniendo en cuenta que disminuirá en el horno, e introducir un molde redondo bien engrasado a la hora de la cocción para que sirva de tope.