Tenedor

El tenedor inteligente controla las veces que lo llevamos a la boca [Foto: Diariovasco.com]

Invento tecnológico

Un tenedor que evita la ansiedad a la hora de comer

Un ingeniero francés acaba de inventar un tenedor inteligente que ayuda a controlar el ansia por la comida y cuenta las veces que lo llevamos del plato a la boca y viceversa.

diariovasco.com | 23/01/2013 |

Se puede decir que es lo último en tecnología aplicada a la mesa. Jacques Lépine, ingeniero galo, ha creado un tenedor inteligente y le ha puesto por nombre HapiFork. Se trata de un utensilio que se encarga de ayudar a controlar el ansia por la comida.

Increíble, pero cierto. Su funcionamiento es muy fácil: básicamente se encarga de contabilizar el ritmo al que estamos ingiriendo los alimentos. Y además lleva la cuenta de las veces que se le lleva del plato a la boca y viceversa.

Enchufar el tenedor al ordenador

Al acabar de comer llega la hora de la verdad. Tan sólo hay que enchufar el tenedor al ordenador o transferir los datos por Bluetooth para obtener los resultados y poder llevar un control. Demás, mientras uno está comiendo, el tenedor vibra si detecta que se está ingiriendo los alimentos demasiado rápido.

El tenedor inteligente se encarga de contabilizar el ritmo al que estamos ingiriendo los alimentos

El inventor explica que la manera de que el tenedor pueda realizar este trabajo es que existe un contacto eléctrico entre la punta del artilugio y su mango y cuando el usuario lo introduce en su boca se corta ese contacto. Eso es lo que le permite contar el tiempo que tarda el comensal en repetir el proceso.

En la era de la revolución en las nuevas tecnologías, un 'gadget' tan avanzado va de la mano de los 'smartphones' y de las redes sociales. Así, alguno de los teléfonos inteligentes que hay en el mercado dispone de una aplicación que permite monitorizar los progresos y compartirlos posteriormente en las redes sociales.

El tenedor inteligente, por el bien del proceso digestivo

Algunas personas lo utilizan para controlar lo que comen y como método para adelgazar, aunque  su creador explica que otra de sus pretensiones es favorecer los procesos digestivos de los usuarios. Al comer más despacio, se da más tiempo al organismo para procesar los alimentos, no lo forzamos, y de esta manera evitamos no sólo ingerir menos alimentos sino realizarlo de una manera proporcionada para que el estómago no sufra y realice una digestión correcta, sin las molestias típicas que suele ocasionar el comer rápido: gases, pesadez, hinchazón, ardores… En definitiva digestiones lentas y pesadas y una asimilación nociva de nutrientes que, a partir de ahora, se puede evitar con un solo cubierto: el tenedor inteligente.