Talos de txistorra

Dándole un bocado a un talo de txistorra [Foto: diariovasco.com]

21 de diciembre

Cómo preparar un talo de txistorra en casa

La alternativa al habitual bocadillo son las artesanales tortitas de maíz, que también pueden hacerse en casa

Diariovasco.com |

La txistorra será la gran protagonista en la tradicional fiesta de Santo Tomas, con la cerda Tomaxi en el epicentro del jolgorio en la plaza Constitución de Donostia. Degustarla cada 21 de diciembre es requisito obligado y aunque el bocadillo es la fórmula más socorrida, existe siempre la posibilidad de envolver la txistorra en un delicioso talo, que no es otra cosa que la tortita de maíz que con tanto mimo han preparado las amatxos y amoñas de esta tierra durante siglos.

Y es que antiguamente el talo fue el principal alimento en los caseríos de las regiones vascas, un económico sustituto del pan. A partir del siglo XVI, cuando los vascos iniciaron la inmigración  a América empezaron a traer maíz para sembrar, muy apto para nuestras condiciones lluviosas, y fue sobre el siglo XX cuando empezó a ganar terreno el tradicional pan de harina de trigo.

Lo malo de optar por comerse un talo de txistorra es que las colas serán interminables durante la jornada de Santo Tomás. Son contados los puestos en los que se ofrecen talos, por lo que hay que armarse de paciencia. Y ya se sabe que cuando el hambre aprieta…

Háztelos en casa

En todo caso, los talos también pueden hacerse en casa  si se conoce el proceso. Es muy sencillo elaborar talos caseros como alternativa al pan tradicional. Para ello es necesario medio kilo de harina de maíz, un poco de sal y 400 mililitros de agua caliente. Con estas cantidades se obtiene un número de talos adecuado para unas seis personas.

El proceso consiste en colocar parte de la harina de maíz en un recipiente amplio. En el centro se hace un hueco donde se añade la sal y agua templada. En ese momento se comienza a amasar a mano hasta obtener una masa compacta y homogénea. Si es necesario se puede añadir más agua o harina para conseguir una masa más suave que no se pegue a las manos.

A continuación se separan las porciones de masa que corresponden a cada talo y se van extendiendo con ayuda de un rodillo hasta formar una torta fina. El último paso es colocar cada una de las tortas en una plancha previamente calentada y cuando se dore ligeramente por un lado, darle la vuelta y que se haga por el otro lado.

Al realizar los talos caseros el color final de las tortas es algo más claro que el de los talos originales que se elaboran con harinas de maíz especiales y por tanto tienen un color más amarillento.

Para quienes la txistorra no sea santo de su devoción, existe siempre la posibilidad de consumir un rico talo de chocolate, miel o queso. Una alternativa para chuparse los dedos para quienes se acerquen a la Parte Vieja donostiarra o a las muchas localidades en la que se celebra el día de Santo Tomas.




sukaldaTU por Ainara López

Destacamos: