Productos ecológicos locales

El Slow Food también ha llegado a Gipuzkoa [Foto: diariovasco.com]

Tendencias

Slow Food: a fuego lento

El movimiento nacido contra la comida rápida se ha extendido por todo el mundo desde que naciera a finales de los ochenta en Italia

diariovasco.com | 09/03/2012 |

Un caracol, emblema mundial de la lentitud, es el símbolo que representa al Slow Food (traducido del inglés como comida lenta), un movimiento internacional nacido en Italia que se contrapone a la estandarización del gusto y promueve la difusión de una nueva filosofía del gusto que combina placer y conocimiento.

Porque, «contra la locura universal de la Fast Life, se hace necesario defender el tranquilo placer material”, explican los defensores de esta nueva cultura gastronómica que busca redescubrir “la riqueza y los aromas de la cocina local».

Hoy en día son más de 100.000 los  miembros de esta organización eco-gastronómica en todo el mundo, que fomentan una nueva lógica de producción alimentaria, desarrollan programas de educación alimentaria y actúan a favor de la biodiversidad.

El slow food conlleva una serie de ventajas a corto y a largo plazo entre los que destacan los siguientes: 


-Promueve una buena masticación de los alimentos para favorecer la digestión.

-Fomenta la educación del sentido del gusto. El Slow food incluye sabores suaves y naturales como es el caso del tomate triturado frente al ketchup de la comida rápida. Cuando se abusa de sabores tan intensos, no se aprecian los sabores naturales de la comida tradicional. A esto hay que añadir que los sabores intensos estimulan el apetito y provoca un aumento de la ingesta. 


-La calidad nutritiva de los menús es mejor si bien el precio supera al de la comida rápida. 


-Favorece entablar relaciones sociales con otras personas alrededor de la mesa al comer de forma distendida y sin prisas.




sukaldaTU por Ainara López