Una muestra de huevos de pascua

Los huevos de pascua, una fórmula rica además de divertida [Foto: diariovasco.com]

Productos típicos

La Semana Santa recupera delicias reposteras

La celebración de la Semana Santa en localidades como Segura y Hondarribia es un clásico en la agenda religiosa, pero esta festividad también tiene un carácter gastronómico.

diariovasco.com | 27/03/2015 |

Semana Santa significa la reaparición de muchos postres típicos tanto de Gipuzkoa como de otras zonas que durante el año es más difícil adquirir. Pocos guipuzcoanos no habrán tenido ocasión de degustar la leche frita, cuya popularidad se extiende a toda la zona norte y a Andalucía. Su preparación es muy sencilla y barata, dado que tan solo es necesario cocer harina con leche y azúcar hasta que se espese. Una vez fría la masa, se corta, se pasa por huevo batido y harina, se fríe y se le añade azúcar mezclada con canela.

Las torrijas son el postre más típico, pero no el único

Muchas zonas geográficas tienen unos dulces típicos de Semana Santa que hoy día los guipuzcoanos podemos adquirir sin problemas. La razón por la que la repostería ocupa un lugar especial en estos días viene de lejos, cuando esta festividad exigía no consumir productos habituales como la carne, que tuvieron que ser sustituidos con imaginación por otros igual de deliciosos.

En Valencia y Cataluña la mona de pascua es imprescindible. Esta torta de harina, azúcar, huevos y sal adornada con un huevo duro o de chocolate monopoliza la oferta repostera del Levante durante estos días, aunque también permite la presencia de otros dulces que se consumen de manera similar en el conjunto del Estado.

Es el caso de las torrijas o los famosos buñuelos, que pueden ser de viento o de crema. En algunas comunidades existen variedades características, como los buñuelos rellenos de bacalao, los de calabaza o los que se elaboran en el Ampurdán.

Si miramos hacia el sur, en Semana Santa en Andalucía son muy típicos los pestiños, las tortas de aceite, las flores de sartén y los roscos fritos. Su denominador común es la sencillez de las recetas, basadas principalmente en ingredientes tan corrientes como el pan, la leche, la harina, los huevos, la mantequilla, el azúcar y la miel.

Internacional

La Semana Santa también se celebra en otros países del mundo, donde la repostería vuelve a presentarse como una buena alternativa frente a la imposibilidad de consumir otros alimentos. En Rusia se consume el Babka, un pastel dulce elaborado con levadura, mientras que en México impera la Capirotada, un pan tostado que se cuece junto con trozos de frutas.

El Semla de Suecia, Finlandia y Estonia, la Pastiera de Italia, la Koulourakia griega o la Paçoca de Amendoim en Brasil son otros ejemplos de que la Semana Santa es una época perfecta para disfrutar de delicias de la repostería tanto dentro de nuestras fronteras como más allá de ellas.