Surimi palitos de cangrejo

Los palitos de cangrejo o surimi nos pueden sacar de más de un apuro. [Foto: diariovasco.com]

Ingredientes

¿De qué están hechos los palitos de cangrejo?

Los palitos de cangrejo que triunfan en las ensaladas son de los alimentos más sorprendentes con respecto a los ingredientes que realmente lo constituyen

diariovasco.com | 26/11/2018 |

Los palitos de cangrejo, o surimi, nos han solucionado más de una vez una cena rápida cuando nuestra nevera anda escasa de oferta. Lo mismo nos sirven para una ensalada que para rellenar unas croquetas.

Los palitos de cangrejo o surimi se comenzaron a elaborar en Japón hace miles de años

Aunque muchos imaginen que simplemente se trata de cangrejo, en realidad su sabor se debe a algo muy distinto a eso, ¿qué llevan realmente los palitos de cangrejo?

El origen del surimi es japonés. Su nombre, de hecho nos da alguna pista sobre su procedencia. Específicamente tiene miles de años de existencia en la historia de este país. Comenzaron con su elaboración los pescadores japoneses y, básicamente, se debió a la necesidad que estos tenían de utilizar al máximo todo el pescado que poseían. Especialmente sus restos, los cuales no tenían mucho éxito en el mercado productivo.

Fueron ideados como una forma de kamaboko, es decir, marisco procesado a base de almidón y pescado blanco, para ser posteriormente pulverizado. La idea era simular la pata de una especie de cangrejo japonés, el cangrejo araña. En Japón se conoce como Kanikama, y en el resto del mundo como surimi o palitos de cangrejo.

Están hechos a partir de la carne de pescados abundantes y con poca salida comercialcomo el abadejo de Alaska, la corvina, la platija o la merluza (muy común en nuestra cocina, pero poco valorada en otros países).

Entre sus ingredientes están, además de los pescados, proteína de soja, sorbitol, una buena cantidad de glutamato monosódico (un fuerte aditivo que cada vez es más común en las cocinas) y conservantes como es el ácido ascórbico. Por su parte, el color anaranjado se debe básicamente al pimentón que se usa en su elaboración. También contiene conservantes como es el ácido ascórbico.

El inconveniente del surimi

Su principal inconveniente nutricional es la gran cantidad de sal y azúcar que se emplea en su elaboración y que lo hace poco recomendable para las personas con hipertensión. Para el resto, tal y como confirman diversos nutricionistas, convendría no consumirlo más de dos o tres veces por semana.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de químicos que este alimento posee, no puede negarse que sirve de aporte proteico. Eso sí, prácticamente carece de vitaminas que puedan ser aprovechadas para el consumo humano.