Tarta cremosa

La tarta cremosa, un dulce placer de Casa Eceiza [Foto: diariovasco.com]


Polígono Irunzubi, 2
Lizartza,
Gipuzkoa 20490


Postres

Un postre ligero, refrescante y económico

Una tarta congelada pero de una calidad comparable a la mejor pastelería artesanal. Eso nos propone Casa Eceiza para nuestros postres de estas fechas navideñas

diariovasco.com | 19/12/2012 |

Casa Eceiza es una firma tradicionalmente vinculada a Gipuzkoa y que ha tenido como productos estrella los clásicos cigarrillos y tejas de Tolosa. Sin embargo, hoy Casa Eceiza es mucho más que sus más tradicionales postres gracias a una decidida apuesta por la innovación y, sobre todo, la calidad en cada uno de sus dulces.

Por ello nos recomiendan para cualquier celebración durante estas fechas navideñas sus tartas congeladas, una familia de productos muy importante para ellos y que el cliente puede encontrar en la gran mayoría de establecimientos. Son tartas de sabores tan apetecibles como la de queso fresco con arándonos, la cremosa de chocolate (se realiza a través de infusión muy fina para obtener el mousse), el biscuit de nata (una de las más tradicionales de Casa Eceiza), la de yema tostada, la de queso Idiazábal y membrillo, la tarta caramelizada de limón o el siempre exitoso tiramisú.

Nuevos formatos para consumo en pareja o de 4-5 raciones

Todas ellas tienen una calidad similar a la de cualquier tarta realizada en las mejores pastelerías artesanales. No obstante, tienen unas virtudes que las demás no siempre tienen. Una de ellas es que son un postre distinto, fresco, ligero y que da mucho juego. Además, en lo que a su presentación se refiere, se puede sacar a la mesa, por ejemplo, en cómodos dados. Otro de sus puntos fuertes es, sin duda, su relación calidad-precio, ya que una tarta de seis u ocho raciones puede costar menos de siete euros. A este respecto hay que señalar también que este año tienen nuevos formatos de tarta para saborear en pareja y también de medio tamaño (4-5 raciones) para consumo ocasional, cuando la familia no es tan grande y uno simplemente quiere darse un dulce homenaje.

Hay que destacar que al venderse congeladas se pueden guardar durante más tiempo en el congelador y, en la mesa, siempre parecerá que está recién hecha. Están pensadas para que su proceso de congelación no perjudique su sabor ni su textura. En Casa Eceiza, además, recomiendan, siempre y cuando haya tiempo, sacarla unas horas antes (de cinco horas a un día)  y dejarla en el frigorífico para poder consumirla con una textura perfecta. No hay problema si se descongela a temperatura ambiente, pero, en ese caso, también nos recomiendan que tengamos cuidado con la calefacción en estas fechas.

La bandera de la calidad

Hablar de Casa Eceiza es hacerlo de unos postres de calidad. Ellos siempre trabajan con ingredientes naturales y nobles, como chocolates o frutas, una nata pura que siempre da un mejor sabor, evitan productos industriales, y utilizan quesos y no aromas (Idiazábal, fresco o mascarpone según las tartas). Ellos evitan los polvos y los aromas como filosofía y en la calidad de sus productos está el resultado.

En estas fechas, además, resulta obligatorio hablar del turrón de Casa Eceiza. Un año más, disponen de ocho sabores de turrón, además de su selección de turrones, una caja muy vistosa con cinco sabores especiales. Se trata de un turrón de muy alta gama que está teniendo de nuevo una gran acogida.