Plátano fruta de la felicidad

El plátano es por su composición una fruta que proporciona felicidad [Foto: diariovasco.com]

Beneficios

Plátanos, la fruta de la felicidad

Y si la felicidad estuviera a un solo plátano de distancia, ¿comerías más plátanos? Quizás sea el momento de incluir esta fruta en tu dieta habitual

diariovasco.com | 07/09/2017 |

El plátano o la fruta de la felicidad, como también es conocido, es mucho más que una fruta. Por algunos puede ser considerada una buena fuente de energía, una merienda perfecta cuando estamos fuera de casa o incluso esa fruta a la que no se tiene demasiado aprecio, pero lo cierto es que su composición hace de este fruto amarillo un potente antídoto contra la tristeza.

El triptófano presente en los plátanos es el responsable de generar esa sensación de felicidad en nuestro cerebro

Su secreto se esconde en su composición, ya que, además de algunos de sus elementos más conocidos como el potasio, el plátano contiene también altas dosis de triptófano. Esta sustancia sintetiza la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la felicidad.

Aunque este no es el único elemento que provoca que los plátanos se asocien con la felicidad. Y es que, dado su alto contenido en hidratos de carbono, esta fruta aporta una buena dosis de energía a nuestro organismo, lo que genera una gran sensación de bienestar.

Pero estas no son las únicas bondades ofrecidas por esta fruta, ya que en su composición se pueden encontrar también vitaminas del grupo A,B,C y E, además de fibra.

Plátanos, felicidad en múltiples formatos

Lo cierto es que para los que no son muy aficionados a esta fruta, puede resultar algo tedioso incluirla en su dieta. Por ello, se puede optar por ingerirla en diversos formatos o combinada con otros alimentos.

El batido de plátano, por ejemplo, es un acierto seguro. Sin apenas tratamiento, mantiene sus nutrientes prácticamente intactos y su sabor y textura pueden ser moldeados al gusto. Para ello se pueden incluir las los ingredientes que uno quiera, como fresas, leche o yogur.

Otra buena alternativa para disfrutar del plátano sin que se nos haga especialmente denso es en una macedonia. O en caso de no tener mucha fruta, se puede trocear y regar con zumo de naranja o de limón.

Y ¿has probado el plátano helado? Saludable, fresco y delicioso, el plátano helado es la tentación perfecta en verano. Preparar este helado es tan sencillo como pelarlo, insertar un palo al plátano y guardarlo en el congelador. Se debe tener cuidado a la hora de introducir el palo, de forma que no se atraviese el plátano en su curva, ya que de lo contrario correremos el riesgo de que se nos rompa mientras lo disfrutamos.




sukaldaTU por Ainara López