Pintxos potes en Donostia

Un grupo de amigos, de pintxo-potes en un bar donostiarra [Foto: diariovasco.com]

Hostelería

¿Nos vamos de pintxo-potes?

La crisis ha traído esta fórmula que tanto éxito está teniendo en media Gipuzkoa

diariovasco.com | 22/02/2012 |

Cada vez está más extendido por Gipuzkoa la tradición del pintxo-pote. A estas alturas, con la que está cayendo, no es nada nuevo que la crisis económica haya extendido sus tentáculos a todos los ámbitos de la sociedad y que esté golpeando con especial vigor al sector hostelero. Un sector que en los últimos tiempos se ha visto empujado a proponer fórmulas tan imaginativas como el pintxo-pote, consistente en ofrecer un pintxo y un pote a un precio más reducido de lo habitual.

Promover el consumo es el objetivo del pintxo-pote, que tan buenos resultados está dando en Donostia

El pintxo-pote nació en Amara Viejo

Hace algún tiempo a dos hosteleros del barrio de Amara Viejo se les ocurrió ofrecer una banderilla a los clientes que se acercasen a tomar un trago. Ése puede ser considerado el inicio del pintxo-pote.

El caso es que, un tiempo después, la fórmula del pintxo-pote se ha extendido a todos los barrios de la ciudad, desde Amara a Gros, la Parte Vieja, Intxaurrondo o Egia, por citar algunos, y son muchos los bares que han decidido sumarse a esta  iniciativa que busca, por un lado, capear la crisis y ofrecer una alternativa más económica a los ciudadanos para que practiquen uno de los 'deportes' preferidos de los vascos, el poteo.

En definitiva, el pintxo-pote es una oportunidad para potear a precios reducidos. Porque la crisis, aunque parezca lo contrario, también tiene sus ventajas. ¿O no?