Pavo capón pularda diferencias

Existen importantes diferencias entre el pavo, el capón y la pularda. [Foto: diariovasco.com]

Carnes blancas

Pavo, capón o pularda聟 ¿En qué se diferencian?

El pavo, el capón y la pularda son protagonistas en muchas mesas navideñas. Entre ellos guardan algunas diferencias que viene bien conocer antes de decantarnos por una u otra

diariovasco.com | 22/12/2017 |

¿Conoces las diferencias que existen entre el pavo, el capón y la pularda? Los tres son habituales en las mesas navideñas. Son carnes especiales que comienzan a aparecer a principios de diciembre y que, según avanza el mes, están presentes en carnicerías y grandes superficies.

Pavo, capón y pularda presenta importantes diferencias en sabor y textura; son animales muy distintos

A diferencia del pollo de corral, estas carnes blancas suelen ser engordada en granjas durante un mayor periodo de tiempo, por lo que son importantes en tamaño, su carne está más asentada y no tienen tanta agua y sí más grasa.

El pavo ha sido hasta no hace tanto tiempo el protagonista indiscutible de la gastronomía navideña, entre otros motivos, por influencia estadounidense. Allí nunca falta el Día de Acción de Gracias y aquí se suele comer en Navidad o Año Nuevo, principalmente.

El pavo es una carne blanca llena de beneficios para nuestra salud. Tiene bajo colesterol, es fuente de proteína, tiene un bajo aporte calórico y, además, facilita la digestión. Por su gran tamaño, suele ser perfecto para ser asado.

El capón, por su parte, es un pollo que ha sido castrado antes de alcanzar su madurez. Es engordado durante al menos seis meses y suelen sobrepasar los cuatro kilogramos de peso. El capón suele tener un sabor a castañas porque es lo come en sus últimas semanas. Antes, se alimenta de cereales, leguminosas y verduras. Es una carne muy tierna y sabrosa que se suele asar o rellenar.

Pularda, una gallina joven

La pularda es una gallina joven a la cual se le quita un ovario para que no ponga huevos y así engorde más, evitando el estrés que les suele ocasionar poner esos huevos. Las pulardas que se comercializan suelen tener entre dos y tres kilos y entre seis y nueve meses.

Ésta es la carne más exquisita de las tres. La carne de la pularda es muy jugosa, con mucha grasa infiltrada pero una textura tersa y tierna. Tiene, en definitiva, un sabor suave y elegante, aunque también es la carne más grasa de las tres. Además, necesita también una cocción prolongada a baja temperatura, por lo que no sólo se puede preparar asada, sino también en puchero.




sukaldaTU por Ainara López