La opilla es una tradición muy extendida [Foto: diariovasco.com]

Tradicional dulce

Haz tu propia opilla y disfruta

El 25 de abril se celebró en la zona de Bidasoa y Oarsoaldea el día de 'San Marcos'. Una costumbre antigua, que con el paso de los años ha ido ampliando su extensión territorial.

diariovasco.com | 25/04/2012 |

Como cada año, este 25 de abril, ‘Día de San Marcos’ fueron numerosos los niños, niñas y madrinas quienes bendijeron su tarta de ‘San Marcos’, todo un manjar para grandes y pequeños.

Una tradición que tradicionalmente pertenecía a las zonas de Oarsoaldea y Bidasoaldea, pero que con el paso del tiempo se ha extendido algo más geográficamente y no es difícil encontrar este postre en diferentes pastelerías de Donostia, por ejemplo.

La receta de la opilla

Desde hace una semana, las pastelerías de Oarsoaldea y Bidasoa han decorado sus escaparates con tartas de San Marcos. Las hay de diferentes tamaños y productos, sin embargo, lo que nunca falla son los huevos, los pollitos o las plumas a modo de decoración.

Si bien existe la opción de comprar este delicioso postre en la pastelería que más nos guste, Javier Aramendia, de la pastelería Casa Aramendia de Errenteria nos explica cómo realizar este postre de gran tradición.

“Solo hace falta que compres 2 huevos. No muy grandes, del tamaño mediano. El único truco es utilizar huevos frescos a temperatura ambiente y batir con exageración las claras y las yemas por separado, y a medio montado añadir el azúcar y batir y batir y batir”.

¿Pero cómo hacerlo? Aramendia añade: “hay que poner en dos recipientes pequeños tanto las claras como las yemas por separado. Batir las claras primero, mejor con batidora, hasta hartarse. Después, se baten las yemas hasta hartarse, y cuando empiecen a blanquear añadir el azúcar a modo de lluvia poco a poco mientras sigue batiéndose.  Con mucho cuidado, mezcla las yemas sobre las claras y antes de que se mezclen bien añadirle la harina en forma de nieve poco a poco”.

El siguiente paso sería, “echar sobre el molde sin castigar la mezcla, hemos de procurar que toda la estructura que hemos creado con la batidora no se hunda. Para hornear son 30 minutos a 180 grados, pero cada horno es un mundo. Para acabar pon mermelada por encima y decora a tu gusto”.