Musaka

Un plato de una musaka [Foto: diariovasco.com]

Cocinas del mundo

Musaka, un plato muy especial

Esta receta griega es perfecta como sustituta de la conocida lasaña. Muchos vegetarianos optan por la musaka, que también es recomendable para los más pequeños, ya que es un plato divertido, sano y lleno de nutrientes

diariovasco.com | 14/05/2013 |

La musaka es un pastel de berenjenas internacionalmente conocido y de origen árabe, aunque realmente se considera como una receta griega o de los países del este. Es muy parecida a la lasaña por la disposición de alimentos en capas, pero no lleva pasta, sino que estos ‘pisos’ son de berenjena, patatas y carne principalmente. La receta original de musaka griega no lleva carne picada, sino cordero, y, aunque parezca un plato muy laborioso, el resultado merece la pena.

Origen de la musaka

La historia exacta del origen de este plato se desconoce, aunque se cree que la musaka se basaba en una antigua receta que se preparaba hace siglos, hacia el año 1200. Era un plato muy similar llamado maghmuma y, aunque lo cocinaban los griegos, no incluía berenjena, hasta que ésta fue introducida en su cultura por los árabes.

La musaka es una receta diferente con muchos nutrientes

Ellos fueron los que dieron a conocer esta verdura a los griegos. Con ella, la musaka se convirtió en una receta muy apetitosa y llegó a extenderse gracias a los viajeros procedentes de otros países. En cada país fue adoptando distintas variaciones, y son muchas de las que persisten en nuestros días.

Cómo se hace la musaka

La elaboración de la musaka se basa en cortar las berenjenas, con piel incluida, en rodajas gruesas. Se colocan en un recipiente, se espolvorean tanto las berenjenas como las patatas con abundante sal y se dejan reposar unos 20 minutos. Pasados estos minutos, hay que escurrir y secar las berenjenas, saltearlas en una sartén hasta que queden doradas para luego en la misma sartén saltear las patatas. También hay que rehogar la cebolla y añadirle carne picada. Más tarde se añaden el resto de ingredientes (tomate, vino, azúcar, canela y perejil), se sazona y se deja cocer durante unos 30 minutos.

Para la bechamel, se calienta mantequilla, se le añade harina y se remueve echándole leche poco a poco. Cuando espese, deberemos añadirle queso, azúcar, sal, zumo de limón y pimienta. Finalmente, se calienta el horno a 180º y se rellena el recipiente con las patatas, salsa de carne y las berenjenas. Se hornea durante 45 minutos hasta que quede dorada. 

TAGS