Unas apetecibles cerezas

Las cerezas llegan durante el mes de mayo [Foto: diariovasco.com]

De temporada

Abril, un mes florido y hermoso

Dicen que un marzo ventoso y un abril lluvioso dejan paso a un mayo florido y hermoso. Y, este, además, llega cargado de esas frutas que van ligadas a las temperaturas calurosas. Por el contrario, el mes que acaba de arrancar se lleva los mejores cítricos

diariovasco.com | 02/05/2014 |

En mayo las fruterías y verdulerías cambian su aspecto ya que con la llegada de las temperaturas más altas, normalmente tras dos meses inestables en lo meteorológico, arriban también a estos establecimientos las frutas más típicas del verano.

Albaricoques, ciruelas, sandías, melocotones, nectarinas, frambuesas, cerezas… Son sólo algunas de las frutas que nos brinda este mes de mayo, que, además, nos ‘quitará’ los mejores cítricos, cuya temporada ya está tocando a su fin. Los limones, mandarinas, naranjas y pomelos dejarán de estar en su mejor punto y nos dirán adiós hasta después del verano.

En el mar, se esperan los primeros bonitos y atunes

Entre las verduras, los espárragos naturales (los blancos) estarán en su mejor momento, aunque en junio desaparecerán, por lo que ahora es tiempo de aprovecharlos. Las judías verdes o vainas también están riquísimas en esta época del año, en la que desaparecen ya las verduras típicas del invierno, como la borraja, el cardo o las alcachofas. Los mejores guisantes y setas también empiezan a ser complicados de encontrar en los diferentes puestos.

Esperando al bonito

En los pescados, por su parte, sigue siendo un mes de transición. Con anchoa, sardina y verdel más que instalados en nuestras pescaderías, ahora es el momento de esperar a los primeros bonitos y atunes, una variedad típica del verano y muy apreciada. El rodaballo también está en un momento espectacular y cada vez es más valorado en las cocinas.

Además, también comienza la temporada del mejillón salvaje, uno de los manjares más económicos que se pueden encontrar en los mercados. Por otro lado, se ha abierto ya la veda de pesca en muchos ríos del Norte, por lo que las truchas y salmones de río serán un regalo que nos brinden estas aguas.

Los mariscos, por su parte, inician su ciclo reproductor, por lo que su calidad y peso descienden ligeramente. Ya se sabe que mayo, el primero de los meses sin ‘r’ del año, no es especialmente bueno para el marisco.