El té matcha es una nueva tendencia

El té matcha es más espeso que el té verde más tradicional [Foto: diariovasco.com]

Tendencias en gastronomía

Té matcha, la nueva revelación

El té matcha es una de las sensaciones en los círculos más modernos y sofisticados. Se trata de un té verde convertido en polvo después de un proceso de cultivo. Sus propiedades son magníficas y su precio es alto. Se comercializa además por gramos y es difícil encontrarlo en los establecimientos habituales.

diariovasco.com | 09/10/2015 |

El té matcha guarda algunas diferencias con el clásico té verde que solemos consumir en infusión, en hojas. Una de ellas es que buena parte de las propiedades se quedan en el té clásico en esas hojas, mientras que en el matcha se aprovechan al estar convertidas en polvo.

El té matcha es más oscuro que el verde tradicional y se toma en polvo

Las hojas se suelen cultivar las últimas semanas a la sombra para evitar los rayos del sol, por lo que se vuelven de color más oscuro y cambian su composición química, formándose aminoácidos y aumentando la cafeína. Una vez recogidas se le quitan los nervios, son secadas y molidas.

El té molido tuvo su origen en China y fue llevado a Japón por los monjes en la expansión del budismo, a comienzos del siglo XII. Mientras que en el país de origen fue perdiendo presencia, en Japón fue haciéndose más popular, siendo consumido por la aristocracia y las clases altas.

Es un potente antioxidante y un quemador de grasas, a la vez que desintoxicante. Combinado con ingredientes como el aguacate ofrece proteínas, potasio, grasas saludables… Combinado con zumo de naranja multiplica por más de diez su poder antioxidante.

Preparación del té matcha

La palabra ‘matcha’ significa té en polvo. Tomarlo requiere su dedicación porque no se prepara como el té clásico. En primer lugar se coloca media cucharadita en un bol (previamente se habrán eliminado los posibles grumos que tuviera) y se vierte agua caliente, no hirviendo porque eliminaría sus propiedades.

A continuación con una varilla se va moviendo lentamente hasta conseguir una solución, una bebida que se puede tomar fácilmente. Su sabor es un tanto amargo, aunque los matcha de mayor calidad llegar a tener matices dulces cuando se consumen. Puede recordar a las espinacas.

No se ha quedado sólo en el té, sino que se utiliza para hacer galletas, bizcochos… mezclando el polvo con la harina. Hay quien lo utiliza también para preparaciones saladas, en salsas para  carnes o aves. Los expertos señalan que no combina bien con los lácteos tradicionales.

El té matcha, más espeso

Hay dos maneras de tomarlo, espeso y sin la espuma que se suele crear, y ligero. Depende de la cantidad que se ponga en el bol o en la taza. Al igual que en muchos procesos de platos japoneses, como el sushi, se suelen elaborar con utensilios concretos. En este caso la cucharilla de madera y la “brocha” con la que se mezcla, que también se venden.