La mandarina, fruta de temporada

La mandarina está formada por gajos llenos de zumo [Foto: diariovasco.com]

Frutas de temporada

Mandarinas: cinco razones para consumirlas

La mandarina es una de las frutas de temporada, en este caso de otoño, con más éxito. Es pequeña, fácil de comer, con un sabor muy agradable y posee una gran cantidad de propiedades y beneficios que la hacen irresistible.

diariovasco.com | 29/09/2015 |

La mandarina es el fruto de las diferentes especies de cítricos llamados comúnmente mandarino y posee una cantidad de propiedades y beneficiosque la convierten en una golosina de fácil consumo para jóvenes y ancianos. Esta fruta de temporada es deliciosa y refrescante, con unos componentes muy saludables, entre los que destacan los flavonoides, las vitaminas A y C, el ácido fólico y el potasio, así como la nobiletina, que previene de la obesidad y ofrece protección contra la diabetes tipo 2 y la arteriosclerosis.

La mandarina, una fruta de temporada con grandes propiedades y beneficios

Asimismo, el consumo de mandarinas resultará muy beneficioso para las dietas adelgazantes y como diurético, pues son grandes aliadas cuando se trata de depurar el cuerpo, eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos.

Como se puede comprobar, son muchos sus beneficios y propiedades. A continuación enumeramos cinco de ellos:

  • Combate el estreñimiento. La mandarina aporta 2 gramos de fibra dietética, concentrada principalmente en la parte blanca de la pulpa y la corteza, y su componente mayoritario es agua, con 88% por ración, por lo que es ideal para combatir el estreñimiento, al mejorar el tránsito intestinal y favorecer los movimientos en los intestinos, a la vez que reduce la acumulación de residuos de alimentos en el colon.
  • Combate el colesterol. La cáscara concentra 20 veces más de flavonas polimetoxilatados que el jugo, por lo que su consumo favorece la reducción del colesterol en sangre, ya que se cree que estas sustancias ayudan a metabolizar mejor las grasas y triglicéridos depositados en el hígado. También contiene pectina, una fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol malo en la sangre. Para poder aprovechar todos sus beneficios, puede preparar un té con la cáscara. Se deja secar la piel, cuidando que se mantenga la parte blanca, y se agrega a una taza de agua caliente, dejándola reposar por unos minutos.
  • Es una importante fuente de vitamina C. La mandarina proporciona la mitad de los requerimientos diarios recomendados de vitamina C (32mg por cada 100 g), nutriente esencial para absorber el hierro, por lo que se recomienda su consumo cuando se padece anemia. Nuestras defensas también lo agradecerán, ya que tanto la vitamina C como el ácido fólico y provitamina A  presentes en esta fruta son perfectos para mantener un sistema inmune fuerte.
  • Esta fruta de otoño tiene importantes propiedades antioxidantes, que no solo nos mantienen más jóvenes y saludables al retrasar el envejecimiento de nuestras células y combatir su oxidación, sino que también nos ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol. Estas propiedades actúan sobre todo a nivel de las arterias, reduciendo las probabilidades de sufrir un accidente cardiovascular y las enfermedades cardíacas, al bajar la presión arterial.
  • Aporta beneficios a la piel y cabello. Algunos de los componentes de las mandarinas ya comentados son también beneficiosos para nuestra piel y cabello. La vitamina C es muy buena para la piel, tanto como cuando se consume internamente como cuando se aplica tópicamente, al mejorar el tono de la piel y reducir los signos del envejecimiento como las arrugas, las líneas finas y las manchas. Por su parte, los antioxidantes protegen la piel de los rayos UVA y ayudan a resistir el daño causado por el sol y los radicales libres. Su fibra ayuda a limpiar las toxinas dañinas del cuerpo, aportando un brillo saludable y natural a la cara. Y por último, las vitaminas E y B12 son esenciales para inducir al crecimiento del cabello y para ralentizar el encanecimiento del cabello, en el caso de la vitamina B12.