Cata vinos preferidos Rekondo

En Rekondo se pudo probar más de una veintena de vinos favoritos en Gipuzkoa [Foto: diariovasco.com]

Cata de vinos preferidos

Los vinos favoritos de los guipuzcoanos

Son vinos muy diferentes, pero todos ellos merecen la pena. Sólo queda encontrar la ocasión en la que disfrutar probándolos

diariovasco.com | 14/03/2019 |

Cada uno tiene su vino preferido porque los hay para todos los gustos. Por eso hacer una selección de los vinos preferidos por los guipuzcoanos no ha sido fácil.

El sumiller de Rekondo, Martín Flea, trabaja siempre para que las condiciones de cata sean las más favorables

Queríamos seleccionar los que mejor van en las mesas de los guipuzcoanos y por eso se preparó esta cata en el Restaurante Rekondo, donde el sumiller Martín Flea ejerce para que las condiciones sean las más adecuadas.

Es fácil que los primeros vinos sean los crianzas y si hay uno que gusta es el de David Moreno. Un personaje único que dejó una vida cómoda para dedicarse a lo que aprendió en casa, al vino de su pueblo. Y es lo que transmite en cada botella de este crianza, con mucha fruta, golosidad y frescura. No se pide más a un vino. Bueno, sí; toques finales de cacao, la sutileza de vainilla, todo para que guste y se alargue al final.

La Garnacha riojana

Que te lleves un vino a la nariz y salgan cantidad de cerezas, frambuesas y un toque de violetas quiere decir que estás ante una Garnacha riojana de libro. Un vino que levanta pasiones porque es fácil, fresco y complejo. El Coto Garnacha además tiene carácter con su toque de madera sutil que hace que el vino tenga estructura.

Aquí están elegidos el mayor número de vinos posibles para una gran mayoría de los guipuzcoanos

Los vinos de nuevo corte, más personales, también están entre los preferidos. La familia Eguren es uno de los que mejor representan esos vinos con su Sierra Cantabria Colección Privada. Es un placer de vino con fruta madura y muchas especias, tostados de la madera que le dan cremosidad y potencia. La acidez hace que sea un vino elegante, de los que apetecen.

Jóvenes que quieren llevar su pasión a nuevos consumidores. Así son los vinos de Paco García y Beautiful Things es uno de ellos. ¿Qué tiene para atraer? Todo: fruta madura, algo de compota, que sabes que irá muy bien con la madera, es puro terciopelo en boca, entra redondo y se notan los tostados, la madera fina... Todo eso hace que sea envolvente y largo. Es pasión y encanta a los nuevos consumidores.

De la Rioja Alavesa, Muriel es una bodega a punto de ser centenaria. Presenta un clásico que siempre cae bien: Viña Muriel Reserva 2014. Esa complejidad en nariz, con fruta roja madura, madera elegante que le da prestancia, toques especiados, vainilla ligera equilibrio y elegancia es lo que mejor define a un vino de los que siempre apetece abrir. Por su acidez se nota que tiene mucha vida por delante.

Siempre entre los preferidos

Es normal que los vinos de Muga estén entre los preferidos. Conocen los gustos de los guipuzcoanos y aciertan con este Selección Especial, el estilo de los reservas más refinados. Frutas rojas maduras y especias como la pimienta, los aromas de la madera son muy sinceros y se nota que está todo bien integrado, es sedoso y delicado. Tiene capacidad para envejecer y eso lo hace atractivo.

Mitarte siempre está entre los preferidos. En esta ocasión han decidido presentar Cubanegra, un reserva de Tempranillo 100% de un viñedo con la edad suficiente (75 años) para formar su propio vino. Representa el paisaje de Labastida, la fruta roja, la madera ligeramente presente que le da profundidad al vino y mucha elegancia. Es un vino largo con un final refinado.

Roda I es un vino con el que siempre se acierta. Además, este 2012 tiene suficiente botella para que se exprese con la madurez que merece un Reserva. Momento óptimo de recogida para que toda la fruta se exprese, una madera perfectamente integrada, un vino sedoso, complejo y elegante. Fue un año de cosecha escasa y en Roda saben sacar lo mejor en esos años.

Entre los crianzas preferidos siempre ha destacado Bordón. La Bodega Franco Españolas quiere poner en valor sus más de 100 años de historia y destaca su clasicismo. Clásicos de Rioja sin complejos. Viñedos en las tres zonas riojanas (Alta, Alavesa y Oriental), Tempranillo y Garnacha que dan fruta, flores y la madera lleva a ahumados y algo de vainilla. Clasicismo que nunca ha dejado de gustar.

Métodos actuales

Bodegas Muriel no lo duda: métodos actuales para su Muriel Fincas de la Villa, un crianza tradicional. Acierta con todo el carácter. Una fruta que se hace fresca en nariz, los toques de la madera muy bien combinada, especias, vainilla, café, algo de regaliz... Lo importante es que su paso por boca es elegante, con una acidez que realza su frescura.

Pocas bodegas riojanas tienen una relación guipuzcoana tan cercana como Bodegas Olarra. Puede que sea el motivo por el que su Cerro de Añón Crianza se encuentre entre los preferidos sea el gusto y el carácter de un vino de fruta roja como la cereza. Enseguida aparece el toque elegante de las especias de la madera; es complejo y redondo. Para disfrutar durante una comida larga.

Con su botella singular, Fernández de Piérola es un vino que se ve en muchas mesas y barras y que se distingue. Es un vino fácil hecho para gustar y caer bien. Fruta roja fresca, algo de vainilla que viene de una madera de calidad. En boca tiene un paso ligero pero lleno de matices. El final es largo con mucho equilibrio. Crianza que sale en su momento óptimo de consumo.

La adaptación de la Syrah en Villatuerta (Navarra) ha sido gracias a la labor de J. Chivite Family Estates. Legardeta Syrah es la expresión de esa uva atractiva, con sus aromas finos de frutas rojas y grosellas y una madera que le da complejidad y estructura. La nueva botella anticipa la frescura y elegancia que puede que sea por el carácter de la Garnacha. En resumen, un vino para compartir y quedar bien.

Mucha complejidad

Pago de Cirsus Vendimia Seleccionada es el crianza de la bodega navarra. Tempranillo, Merlot y Syrah hacen una combinación para gustar a muchos paladares porque hay mucha complejidad. Los frutos rojos maduros se enlazan con aromas de flores y toques dulces. La madera llega con elegancia y sabes que está muy bien integrada, cacao y tabaco. Sedoso al final.

Páramo de Legaris 2015 es el proyecto de Codorniu en la Ribera del Duero. Un acierto, porque han conseguido transmitir un estilo de corte más actual. Este vino está lleno de fruta, el carácter limpio de la Tempranillo. Luego llegan los toques de chocolate y tabaco y algo de especias. Carácter mineral en el vino con un final expresivo y con taninos equilibrados.

Conde de los Andes es uno de los vinos más emblemáticos de La Rioja. Ahora con una nueva etiqueta y una nueva dirección, la propuesta se ha actualizado. Sigue teniendo todo el carácter clásico, la fruta roja de primeras, cerezas, frambuesas y enseguida llega la madera, el cedro y con un montón de recuerdos de especias. Un vino amplio, elegante y muy armónico, de los que disfrutas en cada copa. Tiene mucha vida por delante.

Franco Españolas presentó su gran vino Barón de Anglade, un vino de edición limitada que sale de lo mejor del viñedo. También de las tres zonas riojanas, Tempranillo, Mazuelo y Graciano. La elegancia clásica de La Rioja, el terciopelo en boca, antes en nariz, ha salido la fruta madura, el cacao y una madera que sabes que está para crear el equilibrio. Un vino para la gastronomía más tradicional, que cada vez gusta más.

Tradición para disfrutar

Un vino que habla de tradición sólo con su nombre: Imperial Reserva. Es un vino para disfrutar lentamente porque te encuentras con matices en cada copa. Sí hay fruta madura y la madera muy bien integrada que te da la vainilla, el tabaco, el cacao... Todo lo que te apetece. Paso por boca ligero con elegancia y amplio muy aterciopelado. Largo y de años.

Soy de los que aplaudo la nueva imagen de Alcorta. Es una manera de acercar los grandes vinos al nuevo consumidor. Apasionado se llama su Reserva, un reconocimiento a la gente y a la tierra detrás de este vino. Fruta madura, paso por boca agradable y complejo, enseguida salen las especias, madera elegante. De esos vinos en los que puedes confiar porque siempre están a la altura.

Viña Pomal Reserva 2014 de Bodegas Bilbaínas nunca pasa de moda. Ha sabido adaptarse, pero manteniendo su espíritu de tradición riojana. Es un vino redondo en el que la madera está muy bien integrada para buscar las atractivas especias. Es maduro, pero al mismo tiempo mantiene una acidez que le da frescura. Es un clásico que se enorgullece de serlo.

El Reserva de Inurrieta, Altos de Inurrieta, siempre queda bien. Un Syrah con Graciano con altas puntuaciones merecidas. Este es un vino para tomar con calma, disfrutando de los aromas a frutas rojas y alguna flor de campo, una madera de calidad le da toques especiados y algo de cacao. En boca es sedoso y elegante. Para disfrutar.

También Ribera del Duero

Ribera del Duero también está entre los preferidos de los guipuzcoanos y Corimbo es uno de los mejores representantes. Lo mejor es el carácter frutal y fresco que tiene el vino de La Horra (Burgos), unos taninos elegantes y una acidez que te hace pedir la siguiente copa. Es un vino que está hecho pero que se nota que tendrá mucho que decir con los años.

Ferratus es un proyecto nuevo y por eso está hecho con pasión y frescura. Las uvas, variedad Tempranillo, de cepas de entre 60 y 80 años, aseguran la calidad de este vino. Este buque insignia de la bodega es un concepto diferente, un Ribera del Duero muy frutal, muy fresco. Sí hay estructura, sí hay volumen, pero sobresale la complejidad, lo goloso que es y la elegancia en ese momento final largo.

Los criterios siempre son diferentes. Si es para un vino de barra, una comida desenfadada, una comida importante o incluso para un regalo. Aquí están el mayor número de vinos posibles para una gran mayoría de los guipuzcoanos. Todos estos vinos merecen la pena y hay que encontrar el momento para disfrutar con alguno de ellos.